No todo fue color de rosa en la despedida de Jorge González: combos y patadas entre sus músicos y familiares del cantante

Emotivo. Esa es la palabra principal con la que los fanáticos de Jorge González definieron su show, el último de su carrera. Pero un hecho, del que los asistentes no fueron testigos,empañó por completo lo que se vio en el escenario.

Una hora después de haber subido al escenario en el Estadio Nacional, el ex vocalista de Los Prisioneros le entregó el premio Ícono del rock a Alvaro Henríquez, en compañía de sus dos hijos, algo que el mismo músico había decidido.

En ese momento y en completo contraste con lo que ocurría afuera, en camarines los músicos de González y los familiares invitados al evento se enfrascaban en una pelea, la que tuvo que ser detenida por los guardias..

Según dio a conocer La Tercera, esto se debió puntualmente a que la familia del cantante, encabezada por su hermano Marco González, no aceptó que sólo agradeciera en escena a su banda de instrumentistas y que invitara a sus dos hijos a entregarle el galardón al líder de Los Tres, pese a que fue su idea subirlos a ambos.

Esto, pese a que en un principio, los organizadores del evento que reunió a lo mejor de la música nacional, querían que una vez que González terminara su última canción, se apagaran las luces y se proyectaran videos de Álvaro Henríquez, para que luego posteriormente subiera con Jean Philippe Cretton a entregar el premio.

Pero todo ocurrió como Jorge quiso que fuera: con sus hijos. Esto detonó el enfrentamiento entre los músicos y sus familiares. Uno de los afectados fue Gonzalo Yáñez.

Cabe destacar que la familia de González se opuso desde un principio a que se realizara el show de despedida, ya que “siendo fríos, no está para subir a un escenario. Es un riesgo y para nosotros es una complicación como familia”.

Leo&opino

/gap

You may also like...