Aún no han empezado las conversaciones formales entre el gobierno y la oposición para definir el candidato que reemplazará al ministro Héctor Carreño en la Corte Suprema. Pero luego de que a inicios de agosto el máximo tribunal diera a conocer la quina de nombres entre los que el Presidente Piñera elegirá a su carta, las distintas bancadas de oposición del Senado -que debe ratificar el nombramiento– comenzaron a delinear sus preferencias.

Si bien en el sector aseguran que aún no hay una decisión tomada, son tres los nombres que en la centroizquierda miran con buenos ojos. Se trata de los actuales ministros de la Corte de Apelaciones de Santiago, Miguel Vásquez y Leopoldo Llanos y el ministro de la Corte de Apelaciones de San Miguel, Roberto Contreras.

En el PS y el PPD, por ejemplo, hay una opinión favorable respecto del rol que ha jugado Vásquez en materia de derechos humanos. El ministro fue quien investigó el crimen del cantautor Víctor Jara y también estuvo a cargo de la redacción del fallo del caso Karadima, labor que es valorada desde el mundo de la centroizquierda.

Asimismo, en esos comités de senadores admiten que, a diferencia de otros postulantes, Vásquez tiene una marcada sensibilidad “progresista”, lo que cobra relevancia al tratarse de un cupo en la Tercera Sala, una de las más influyentes del máximo tribunal.

En ambas bancadas y en la DC tienen una visión similar sobre la figura del ministro Llanos, quien al igual que Vásquez, ha tenido un rol relevante en causas de DD.HH. En su caso, estuvo a cargo de investigar torturas en Villa Grimaldi y Londres 38. Desde la centroizquierda, además, aseguran que es un magistrado que cumpliría con las condiciones para resguardar los “equilibrios” de visiones al interior de la Suprema, luego de que en la última nominación el Ejecutivo optara por María Angélica Repetto, quien -a juicio de los senadores de la oposición- movía el eje del pleno hacia una mirada más “conservadora”.

Fuentes de la DC aseguran que si bien no han conversado formalmente sobre el tema, sí han transmitido cierta afinidad con Llanos. Por ejemplo, se comenta que el senador Francisco Huenchumilla -quien está a cargo de las negociaciones- sería favorable a su eventual nombramiento, pues el juez integró la Corte de Apelaciones de Temuco, misma zona que representa el parlamentario.

Otra carta que se ha alzado como favorita en sectores del PPD es el ministro Contreras. Sin embargo -advierten las mismas fuentes- pesaría en su contra su rol en el caso que se destapó cuando en 1995 el exministro de Augusto Pinochet, Francisco Javier Cuadra, denunció un supuesto consumo de drogas en el Congreso de la época. Ese hito, dicen en el Senado, podría generar anticuerpos en la derecha.

La inesperada resistencia a Carroza

En su quinta postulación a la Suprema, el ministro en visita para causas de violaciones a los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Santiago, Mario Carroza, finalmente logró pasar a la recta final del proceso y, según dicen fuentes del oficialismo, sería una de las cartas por las que podría inclinarse La Moneda.

De darse ese escenario, dicen en la oposición, el Ejecutivo podría volver a enfrentar una fuerte resistencia del sector como ocurrió con la fallida nominación de Dobra Lusic.

En la centroizquierda, si bien valoran la trayectoria “intachable” de Carroza en causas emblemáticas de DD.HH. como lo son el Caso Quemados y la Caravana de la Muerte, no reconocen al magistrado como una figura de sensibilidad progresista. Todo lo contrario, incluso, dicen las mismas fuentes, lo ven como un hombre de “derecha” y “conservador”, lo que no se ajustaría a que –dicen– se habría acordado con el gobierno cuando la oposición otorgó sus votos para respaldar a Repetto.

Además de la resistencia opositora, sobre el magistrado pesa la expectación de parlamentarios de distintos sectores ante su decisión respecto de la condena que deberá cumplir en Chile el recién extraditado exfrentista, Mauricio Hernández Norambuena, por su participación en el asesinato del senador Jaime Guzmán y en el secuestro del empresario Cristián Edwards.

Por su parte, el presidente de la Corte de Apelaciones de Coyhaique, Sergio Mora, quien integra la quina por derecho propio, no estaría hoy dentro de las opciones ni del gobierno ni de la centroizquierda.

Con todo, será a la vuelta del receso distrital de esta semana cuando los senadores de la Comisión de Constitución y el ministro de Justicia, Hernán Larraín, inicien formalmente el procedimiento para designar al nuevo integrante del pleno.

“El proceso está avanzando normal e institucionalmente, esperamos que prontamente el Presidente envíe el nombre de su nominado y nosotros evaluaremos dicha opción”, sostuvo el presidente de esa instancia, Felipe Harboe (PPD).

El acuerdo al que se llegue con el sector será clave para que el gobierno logre alcanzar los 4/7 de la sala de la Cámara Alta que requiere para ratificar a su candidato.

/psg