Aunque los democratacristianos tomarán la definición de si participan en primarias de la Nueva Mayoría o en primera vuelta en la junta nacional del 29 de abril, la decisión socialista de proclamar a Alejandro Guillier como su abanderado adelanta y reactiva el debate en los distintos sectores de la colectividad.

Si bien Goic, con la proclamación de su candidatura el pasado 11 de marzo, afirmó que se inclinaba por competir en primarias, hoy su círculo cercano asegura que ha ido cambiando de parecer. Integrantes de su directiva señalan que la opción de una primaria es casi inviable, sobre todo con la bajada de la candidatura de Ricardo Lagos, que sería comunicada hoy.

“Si esta decisión del PS, como tememos, supone la caída de la candidatura de Lagos, las posibilidades de una primaria prácticamente desaparecen”, afirma el vicepresidente Sergio Espejo según consigna “El Mercurio”.

Y agrega: “El proyecto de centroizquierda ha sido golpeado de manera brutal por el PS”. En la misma línea se manifiesta Matías Walker, al expresar que con su decisión los socialistas “han puesto término al eje de centroizquierda que construyó con la DC”, y que “lo que surge con esta votación secreta es la configuración de un nuevo eje que va desde el PR hasta el PRO”.

Asimismo, asevera que ante esta definición “se hace muy difícil sostener ante nuestros militantes la idea de una primaria de todos contra Goic”.

De esta manera, la tesis manifestada desde el comienzo por el ala más conservadora del partido se extiende hacia otros sectores alcanzando incluso a la dirección del partido. La ex ministra Mariana Aylwin señala que “siempre he sostenido que la DC tiene que ir a primera vuelta. La DC en una primaria de la coalición mantiene a la Nueva Mayoría, que le hace muy mal al país”.

/gap