La U atacando y el arquero cruzado Dituro atajando. Esa fue la tónica del partido de ayer Domingo, en el  Estadio Nacional Julio Martinez Pradanos de Chile, donde se congregaron los azules de Universidad de Chile y los cruzados de Universidad Católica ante casi 40.000 espectadores. Las acciones comenzaron muy temprano con la liga femenina de ambos clubes donde ganó U. de Chile 3×2 y al parecer este resultado podría haberse repetido si no es por las soberbias atajadas de Matías Dituro, el mejor jugador del partido. 25 remates de la U, de los cuales 9 fueron al arco de los cruzados, eso grafica el ataque de los “Chunchos”, que jugaron el mejor partido de esta temporada.

Pero los cruzados saben hacer su negocio, retener el balón. El 53% del tiempo estuvo en contacto con los botines del equipo católico, que hasta el minuto 29 mantenía ambas vallas  invictas. Hasta que  llega el minuto 30 y después de una jugada de pizarrón convierte de cabeza el defensa cruzado Lanaro, dejando totalmente sorprendida a la defensa Azul, con el centro de pelota parada lanzada por el “Chapa” Fuenzalida.

Merecía ganar el “romántico viajero” porque llegaba más al arco de la Ucé, hasta que llega el minuto 68, donde “el angel del Gol” Angelo Henríquez, sorprende a la salida de Dituro y convierte el empate para Universidad de Chile.

Ayer vimos un buen partido a pesar de lo mezquino del mercador, donde también jugó un papel importante el arquero laico,  De Paul.

Solo faltó poner tarjeta roja a los  “DESCRITERIADOS” y faltos de cultura deportiva,  los hinchas cruzados que llegaron al estadio nacional con globos para inflar que señalaban la letra B, aduciendo que la U bajaría de categoría en el próximo campeonato. Así comienza la violencia en los estadios “señores de la barra” e hinchas que cometieron esa estupidez.

Termino esta crónica felicitando al GOLEADOR NUMERO DE CHILE, Esteban Paredes, quién este fin de semana igualó en goles al mítico Francisco “Chamaco” Valdés.

Fernando Ocaranza Yñesta

Hincha Cruzado