El ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, aseguró que no es responsable apurar el proyecto de la diputada Camila Vallejo, luego que la presidenta de la comisión de Trabajo de la Cámara Baja convocara dos sesiones para el lunes 2 de septiembre, con la idea de votar en particular las indicaciones y despacharlo a Sala.

“Tenemos que ser responsables y creo que no es responsable apurar un mal proyecto”, dijo el ministro y enfatizó que “todos sabemos que el proyecto que está en trámite es un proyecto inconstitucional”.

Las palabras del secretario se Estado se dieron tras entregar las cifras de creación de empleos, según los datos administrativos de la Superintendencia de Pensiones. Éstos revelaron que se han creado cerca de 177 mil empleos asalariados en los últimos 12 meses.

“Esto de que alguien tome un proyecto, sin importar si es bueno o malo, sin importar el impacto que va a producir en los sueldos y quiera empujarlo contra la opinión de expertos de todos los sectores políticos que han dicho que es un mal proyecto, porque afecta al sueldo de los trabajadores, sin tomar los resguardos para la pequeña y mediana empresa, es una decisión que no es responsable”, insistió.

En ese sentido, dijo que “si se va a discutir reducción de jornada espero que se haga de forma seria, y apurar los proyectos por razones políticas, es una mala decisión”.

Proyecto de las “35 horas”

El titular del Trabajo planteó que “definitivamente, el proyecto de las 40 horas es el proyecto de las 35 horas… porque establece que se debe imputar a la jornada todo el tiempo que dure el receso para almorzar, en la mayoría de las empresas este tiempo va entre las 45 minutos y 1 hora, de tal manera que no se va a trabajar esas horas, sino que 35 horas o en algunos casos 34”.

Así, expresó que “a mí me parece que eso es irresponsable, que tarde o temprano va a afectar seriamente la remuneración de los trabajadores, y creo que los proyectos siempre hay que tramitarlos pensando en los trabajadores y no haciendo gallitos políticos a unos u otros”.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, reforzó la idea de que “este no es un proyecto de 40 horas, sino que va a rebajar la jornada a niveles de 35 o 37 horas y eso genera un efecto muy potente en términos de destrucción de empleo”.

/psg