El ministro de Hacienda Felipe Larraín se sumó esta mañana a los cuestionamientos del gobierno a la decisión de la comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados de darle celeridad a la tramitación a la moción parlamentaria de la diputada PC Camila Vallejos de reducir la jornada laboral a 40 horas, incluyendo las indicaciones que regulan las horas de colación.

Luego de participar en la puesta en marcha de la ley que establece el pago automático de los sobregiros de cuenta corriente de las líneas de crédito, Larraín señaló que “hemos planteado con toda tranquilidad que ese proyecto genera dos problemas fundamentales. Primero: un efecto muy negativo en el mercado laboral (porque) a todos nos gustaría trabajar menos y ganar más y además ese proyecto tiene una indicación para que la hora de colación esté incluida en la jornada de manera que no es un proyecto de 40 horas, sino de 35 horas y media”.

Segundo, enfatizó “es inconstitucional porque genera gasto fiscal. Ellos pueden seguir adelante, pero es un proyecto inconstitucional”.

Cabe destacar que el proyecto que está en la comisión de Trabajo retomará su discusión en próximo 2 de septiembre.

/psg