Ya se encuentra en marcha una investigación interna por la supuesta fiesta clandestina que se habría realizado al interior de la cárcel de Valparaíso el pasado miércoles 21 de agosto.

La situación quedó en evidencia luego que personal de la guardia nocturna encontrara a una mujer -cuyo ingreso no estaba registrado- que intentaba salir del penal. Ella, a su vez, aseguró que había estado con algunos funcionarios en uno de los dormitorios del segundo piso.

Tras ello fue llevada al sector de donde señaló venir. Sin embargo, y según consta en la declaración publicada por La Tercera, “no se obtuvieron resultados, ya que la mujer se encontraba desorientada y no se acordaba de la pieza; además del fuerte hálito alcohólico que mantenía y dijo que no recordaba los nombres de los funcionarios de los cuales estaba acompañada”.

Ante el caso, Gendarmería ordenó la apertura de una indagatoria para establecer responsabilidades. En un comunicado, el director regional, coronel Alejandro Troncoso, señaló: “Rechazamos enérgicamente todo actuar que se aparte de los principios de Gendarmería. Llevamos adelante una investigación interna y, en paralelo a ella, un sumario administrativo para determinar las responsabilidades del hecho”.

Y añadió: “Como institución tomaremos todas las medidas que correspondan para sancionar al o los funcionarios que pudieran resultar responsables”.

Según confirmaron desde la institución penitenciaria, más antecedentes serán entregados esta tarde.

/psg