Este martes, los diputados de Renovación Nacional Sebastián Torrealba y Catalina del Real, presentaron una denuncia ante la Fiscalía contra el senador Carlos Montes por el delito de “omisión de denuncia” en el marco del conflicto que enfrenta al oficialismo con el Partido Socialista.

La acción judicial fue interpuesta luego de que el legislador sostuviera en Radio Futuro que tenía antecedentes de que el narcotráfico estaría financiado transversalmente la política.

“Sé que en varias comunas ya no están entregando las donaciones que hace la gente del tráfico (de drogas) directamente a las organizaciones, sino que cada vez más lo entregan a militantes de distintos partidos”, dijo Montes la semana pasada.

En la denuncia presentada por los parlamentarios de Renovación Nacional ante el Fiscal Nacional, se solicita citar a declarar al senador socialista para que dé cuenta de los antecedentes que maneja.

“El senador Carlos Montes ha afirmado tener conocimiento de distintos hechos, que son delito, por ejemplo tráfico de drogas, y como todos los que estamos en lo público, tiene el deber de denunciarlo formalmente y si no lo hace, es él el que actúa fuera de la ley”, expresó Torrealba.

En esta línea, la diputada del Real agregó que “si el senador Montes tiene la información y las pruebas, como ya lo ha dicho, donde existen vínculos de dirigentes políticos con el narcotráfico, tiene la obligación de entregar los antecedentes a la justicia, para que sean investigados y sancionados de manera ejemplar”.

Conflicto entre el Ejecutivo y el PS

La tensión entre el gobierno y el Partido Socialista se remonta al pasado lunes, día en que la vocera de gobierno, Cecilia Pérez, aseguró en un punto de prensa que la acusación constitucional que preparaban algunos parlamentarios de esa colectividad contra la jefa de la cartera de Educación, Marcela Cubillos, constituían una “cortina de humo”, ya que el PS no había aclarado sus vínculos con el narcotráfico.

Lo anterior provocó la indignación de los parlamentarios y dirigentes socialistas quienes salieron a condenar los dichos de la ministra e incluso anunciaron que congelaban sus relaciones con el Ejecutivo hasta que hubiese una disculpa formal por parte de la autoridad.

Tanto el senador Carlos Montes, como otras figuras de la colectividad, han insistido en que si la vocera no se retracta debería renunciar a su cargo.

/psg