Resultado de imagen para avión solar X-37B
El avión solar X-37B antes de una de sus misiones

Desde hace años no solo la NASA está realizando pruebas de vehículos espaciales desde el Gobierno de Estados Unidos. La Fuerza Aérea del Ejército estadounidense también lleva tiempo probando cosas, si bien la publicidad y el hermetismo en torno a estos experimentos es mucho mayor. Es el caso del avión militar sin tripulación y propulsado por energía solar X-37B, una especie de versión más pequeña del antiguo trasbordador de la NASA. El programa -que, de hecho, está derivado por la NASA desde 2004-, iniciado en 2010, ya va por su quinta misión y acaba de establecer un nuevo récord.

Ahora el avión acaba de romper su récord en órbita, llegando a los 719 días alrededor de la Tierra. En la anterior misión, llamada Orbital Test Vehicle 4 (OTV-4), consiguió permanecer en el aire 717 días, 20 horas y 42 minutos. De momento, la OTV-5 lleva 719 días y subiendo, y no se ha desvelado el tiempo que permanecerá allá arriba. De hecho, no hay muchos datos acerca del proyecto, más allá de generalidades y vaguedades, lo que ha hecho crecer las especulaciones acerca de los verdaderos objetivos del X-37B.

Sin muchos datos

¿Qué hace exactamente ahí? Es una pregunta que no se ha aclarado de manera oficial. Si bien la Fuerza Aérea de Estados Unidos no evita hablar sobre el avión, sí que se usan términos muy generales. Se conoce que cada X-37B (se cree que Boeing construyó al menos dos para el ejército) mide 8,8 metros de largo por 2,9 metros de alto, con una envergadura de aproximadamente 4,6 metros. El compartimento de carga útil del avión espacial es aproximadamente del tamaño de una camioneta.

Al igual que el transbordador espacial, el X-37B se lanza verticalmente y aterriza en una pista. Las cinco misiones X-37B han despegado de la costa espacial de Florida y la última fue lanzada el 7 de septiembre de 2017 por un cohete SpaceX Falcon 9.

«El programa original X-37 de la NASA comenzó en 1999 y funcionó hasta septiembre de 2004 cuando la NASA transfirió el programa a DARPA», afirman desde la hoja de datos del vehículo. «La NASA preveía construir dos vehículos, un Vehículo de Prueba de Aterrizaje o ALTV, y un Vehículo Orbital. El ALTV validó la dinámica de vuelo y extendió la envoltura del vuelo más allá de las pruebas de baja velocidad / baja altitud realizadas por la NASA desde 1998 hasta 2001 en el X-40A, una versión a escala reducida del X-37 desarrollado por Air Force Research Labs. DARPA completó la parte ALTV del programa X-37 en septiembre de 2006 al ejecutar con éxito una serie de pruebas de vuelo cautivo y transporte cautivo. El Vehículo Orbital X-37 de la NASA nunca fue construido, pero su diseño fue el punto de partida para el programa de Vehículo de Prueba Orbital X-37B de la Fuerza Aérea».

Rumores

Se especifica que su misión es investigar tecnologías de naves espaciales reutilizables para el programa espacial de EE. UU., y realizar experimentos que puedan ser después examinados en tierra, sin especificar más.

En el pasado se ha hablado de que la intención sería probar un hipotético sistema de propulsión sin combustible que también está investigando la NASA y que China ya estaría testando, según su Gobierno. Por supuesto, los rumores de que se trata de una investigación sobre armas u operaciones de vigilancia orbital también han sonado con fuerza, aunque ya en 2010 la Fuerza Aérea negó que el programa involucrara «capacidades ofensivas». «El programa apoya la reducción del riesgo tecnológico, la experimentación y el desarrollo del concepto operativo», se afirmó en ese momento.

Un tiempo en órbita sorprendente, pero no el mayor
Independientemente de cuál sea la misión del avión, inicialmente solo se diseñó para una ventana de órbita de 270 días, por lo que el hecho de que haya podido duplicar ese tiempo es una gran victoria para los aviones que funcionan con energía solar.

Sin embargo, no es el vehículo que más tiempo ha pasado en orbita: los satélites de observación y comunicaciones de la Tierra operan comúnmente durante cinco años o más, al igual que los exploradores planetarios robóticos. El rover Curiosity de la NASA ha estado explorando Marte durante más de siete años, por ejemplo, y las sondas gemelas Voyager de la agencia todavía se están fortaleciendo en el espacio interestelar más de cuatro décadas después de sus lanzamientos.

/psg