El riesgo país de Argentina se disparaba a máximos de 14 años y el peso se desplomaba este miércoles en medio de la incertidumbre respecto de si el FMI aprobará la entrega de la siguiente cuota del programa de financiamiento, tras el distanciamiento entre el candidato de la oposición, Alberto Fernández, y la misión del organismo que se encuentra en la nación trasandina, lo que incrementó aún más las dudas sobre la capacidad del país para hacer frente al pago de su deuda.

El indicador de riesgo país medido por JPMorgan subía 151 unidades a 2.140 puntos, anotando su mayor nivel en 14 años, en una extensión de aumento de la aversión al riesgo desatado tras el resultado de las elecciones primarias en las que resultó vencedor Fernández poniendo en duda la continuidad de las política implementadas por el actual presidente Mauricio Macri.

En tanto el peso argentino se desplomaba 2,79% a 57,89 unidades y consolidaba como la moneda más depreciada del mundo, pese a que el Banco Central realizó masivas ventas de dólares provenientes de sus reservas y anunció el congelamiento del financiamiento en moneda local para los grandes exportadores.

“La dupla Fernández se encamina a la victoria y el mercado empezó a estimar agresivamente la probabilidad de un default de la deuda externa. El FMI esta de visita y la retórica electoral no ha parado. Después de un cese al fuego para apuntalar la posición del peso, Fernández fue otra vez criticó el modelo económico del gobierno e hizo declaraciones con objetivos electorales”, dijo Alberto Esparza, analista senior de Mercado para América Latina de OANDA.

Las preocupaciones de los inversionistas se vieron incrementadas luego que el lunes, mediante un comunicado, el partido de Alberto Fernández culpara al gobierno de Macri y al FMI por los problemas económicos que enfrenta Argentina.

El texto fue difundido tras un encuentro de Fernández y sus economistas con la misión del organismo que se encuentra en el país para evaluar el cumplimiento de las metas fiscales y así aprobar el desembolso de US$5.400 millones correspondientes a la cuota de septiembre del programa de financamiento por US$56.000 millones otorgado por el FMI. La recomendación de los funcionarios se conocerá en las próximas semanas.

Medida del Banco Central

En medio del desplome de la moneda el Banco Central de la República Argentina (BCRA) publicó este miércoles una norma que limita el financiamiento en pesos a grandes exportadores.

“Las entidades financieras sólo podrán acordar y desembolsar nuevos financiamientos en pesos al conjunto de clientes alcanzados por la definición de grandes empresas exportadoras previa conformidad del BCRA”, señala la norma.

De este modo las empresas al no poder financiarse en moneda local, deberían desprenderse de dólares, lo que daría mayor liquidez al mercado.

Sin embargo analistas desconfiaban de la efectividad de la medida. “El Banco Central frena el crédito a grandes exportadores agropecuarios (que exportan más del 75% de su facturación) apuntando a que vendan sus dólares para financiar su actividad diaria. Lamentablemente, esta medida llega tarde y no solo porque la corrida ya recontra empezó”, dijo Matías Rajnerman, economista de la consultora Ecolatina, a través de su cuenta en Twitter.

En este sentido explicó que “principalmente, porque la salida de la cosecha gruesa (soja) es en el segundo y tercer trimestre, así que casi todos los gastos en pesos argentinos ya se hicieron. Además, aunque la cosecha fina (trigo y maíz) sea al cierre del año, la campaña ya empezó. Entonces, aplicará recién para 2020”.

Bolsa se toma un respiro

Sin embargo, la Bolsa argentina operaba al alza en medio de compras de oportunidad en acciones con precios atractivos tras los fuertes retrocesos anotados en jornadas recientes.

El principal indicador de la Bolsa de Buenos Aires, el Merval recortaba ganancias respecto de la apertura y avanzaba 0,9% 24.8444,97 unidades, luego de caer 4,5% el martes y arrastrar aún una pérdida de 42,5% en dos semanas y media.

/psg