El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, una vez más abordó la coyuntura económica en medio de las claras señales de enfriamiento de la actividad local y mundial, con la guerra comercial como telón de fondo.

En conversación con radio Agricultura, la autoridad destacó por lo mismo las medidas de aceleración que han anunciado en los últimos meses para empujar la economía, las cuales, estimó, se verán reflejadas en las cifras de julio.

Larraín reiteró que hubo factores que no estaban en los cálculos de su cartera y que golpearon a la economía chilena, como los aluviones en el norte de Chile y la escalada en el conflicto entre Washington y Beijing.

“El recrudecimiento de la guerra comercial no lo controlamos”, afirmó.

Reforma tributaria

Aunque reconoció que las cosas siempre se pueden hacer mejor, advirtió que la aprobación más temprana de algunas reformas, como la tributaria, podría haber contribuido a contener la desaceleración.

Y precisamente sobre ese proyecto que entra al Senado con un escenario más complejo comparado con el de la Cámara baja, Larraín dijo que estaban dispuestos a conversar y negociar, siempre y cuando no se desvirtúe su espíritu.

“Nunca nadie nunca pensó que el proyecto que salió de la Cámara va a salir igual del Senado. Vamos a tener que conversar, escuchar. Estamos dispuestos a dialogar sin desdibujar el proyecto. Eso significa que tiene que ser un proyecto pro pyme tiene que ser un proyecto pro inversión, crecimiento y empleo. Eso son temas básicos y eso no lo vamos a desdibujar”, cerró.

/psg