Los serbios recibían al Young Boys de Suiza y en la previa del partido ya se podía sentir la expectación. En una insólita iniciativa de los seguidores del club, en las afueras del estadio, además de bengalas y cánticos se pudo apreciar un tanque de guerra entre la multitud.

Y no se trató de uno hecho a mano, era un tanque T-55, que fue usado por los serbios en la Guerra de los Balcanes, causando gran polémica en aquella zona del continente europeo.

Sin embargo, desde el club se defendieron indicando que el tanque es un símbolo del equipo que ya se había usado en varias banderas y pancartas dentro del estadio, catalogándolo como el ‘Star Machine’.

Eso sería sólo el comienzo de la fiesta ya que después de certificar la clasificación, hinchas y hasta jugadores celebraron en las calles de Belgrado arriba del tanque, con bengalas y cánticos.

Cabe destacar que este miércoles se definirán a los últimos clasificados a la fase de grupos de la Champions League, que tiene al Liverpool como campeón vigente y cuyo sorteo se realizará el jueves.