Como un semestre de “sangre, sudor y lágrimas” definió Nelson Pizarro, presidente ejecutivo de Codelco, los primeros seis meses de trabajo al interior de la estatal en 2019. Es que, producto de la guerra comercial, la caída en el precio del cobre, el alza en el tipo de cambio, la huelga en Chuquicamata y los factores climáticos, los excedentes de la cuprífera cayeron 74% respecto del mismo periodo de 2018.

Así, en su última conferencia de prensa a la cabeza de Codelco, Pizarro declaró que “tuvimos que enfrentar un semestre súper complejo, en que trabajamos para preparar el segundo semestre, porque en este primer periodo se nos dio de todo”.

Allí, enumeró: “Empezamos el año enfrentando las lluvias, de ahí en adelante no paramos con dificultades (…) después vino la huelga de Chuiquicamata, las menores leyes del mineral y la guerra comercial”.

De acuerdo a los datos de la estatal expuestos por el ingeniero que será reemplazado en el cargo por Octavio Araneda, en los primeros seis meses del año se logró una producción de 710 mil toneladas de cobre fino, por debajo de las 813 producidas en el mismo periodo de 2018.

Con todo, los excedentes generados en el primer semestre alcanzaron los US$318 millones, casi un 75% menos que los US$1.235 millones registrados en el mismo periodo de 2018.

“Ha sido un primer semestre difícil para la minería y, muy especialmente, para Codelco. Un 49% de la baja de excedentes se explica por factores exógenos del mercado, 10% por los temporales y problemas operacionales, y 41% por el pago de beneficios que tendrán resultados futuros: el compromiso con el medioambiente y la puesta en marcha de las fundiciones para mantener la licencia para operar, además de la baja en el costo laboral futuro para mejorar la viabilidad del proyecto Chuquicamata Subterránea”, explicó el ejecutivo.

Respecto a la guerra comercial, Pizarro recalcó que “el cobre de la noche a la mañana se derrumbó”. “Nosotros pensábamos que las conversaciones a borbotones entre los dos países (EE.UU. y China) era un gallito político que se iba a terminar pronto y no se terminó y lo más preocupantes es que no se ve que termine pronto”.

En ese sentido, calculó que si el conflicto arancelario se resolviera, el precio de la libra de cobre se acercaría a los US$2,9, mientras que si continúa, podría incluso bajar de los US$2,5 la libra.

Pese al “complejo” escenario del primer semestre, Pizarro se declaró optimista respecto al futuro de Codelco y su producción. “Para el segundo semestre está la cancha libre para poder recuperar el atraso de producción (…) Estamos apostando que la administración va a tener un segundo semestre limpio”.

“Espero que no llueva, espero que no hayan más huelgas y espero que empiecen a llegar las buenas leyes de la minería subterránea”, manifestó el presidente ejecutivo.

/psg