La moneda venezolana, el bolívar, se depreció un 52,07 % en los últimos 30 días al ubicarse este jueves en 20.511,05 bolívares por cada dólar, muy por encima de la tasa de 9.830,94 unidades locales que costaba la divisa el pasado 29 de julio en la cotización oficial del Banco Central (BCV).

El dato indica también el aumento de la tasa oficial en 108,64 %.

Con ello, el salario mínimo, que fija el Gobierno, se ubica en 1,95 dólares mensuales, lo que condena a unos tres millones de empleados públicos y cinco millones de pensionistas -que devengan ese monto- a la miseria, según el umbral de Naciones Unidas que ubica en pobreza extrema a quien perciba menos de 1,25 dólares por día.

Además, se reconfirma la cada vez mayor pérdida de poder del bolívar que, según establece la Constitución del país sudamericano, es la única moneda de curso legal en Venezuela.

/gap