Pasadas las 19:30 horas comenzaron las pruebas de Essbio para reponer el servicio de agua potable en Chiguayante. Los trabajos se concentran en la tubería de gran tamaño que sufrió el desperfecto y se estima que el problema se solucionaría durante la madrugada.

De acuerdo a los resultados preliminares, la reposición será lenta y con poco caudal para no poner en riesgo las reparaciones. En caso de que no resulten estos trabajos, la empresa tiene dispuesto otro plan para normalizar la situación este lunes.

En el lugar de las faneas, en Cochrane con San Martin, el gerente general de Essbio, Cristian Vergara, informó al alcalde Antonio Rivas sobre el plan B que tiene la sanitaria en caso que la reparación de la tubería no sea exitoso. Como sea, Chiguayante habrá pasado todo el fin de semana sin agua.

El ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, señaló que “la situación nos preocupa enormemente. Tenemos ya un segundo día, esto debería haber terminado ayer, como la empresa lo había señalado”.

Por su parte, el seremi de Biobío Educación de la región, Fernando Peña, confirmó la suspensión de clases para toda la comuna ante la demora de la empresa Essbio en la reposición del servicio.

Sería irresponsable de nuestra parte reanudar el servicio educacional sin tener las garantías que nos hagan pensar que las clases se van a desarrollar de manera normal”, comentó Peña en conferencia de prensa.

/gap