Este 2019, la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) se extenderá por primera vez a niños de nueve años, en un intento por inmunizar a tiempo a una población que, en la adultez, puede sufrir cáncer de pene, ano y garganta -entre otras afecciones- producto de esta infección.

De acuerdo a cifras entregadas por el encargado del Programa Nacional de Inmunizaciones del Servicio de Salud Metropolitano Occidente, el enfermero Alonso Fuentes, más del 20% de los hombres adultos chilenos está infectado con al menos un tipo de este virus.

En concreto, el VPH es una infección que puede clasificarse como de bajo o alto riesgo, puesto que tiene más de 100 tipos, aunque cerca de 30 se asocian con un mayor riesgo de cáncer.

Específicamente, el VPH puede causar la aparición de verrugas en los genitales o en las vías respiratorias y es la razón del cáncer que afecta a la vulva, a la vagina y de más del 70% de los diagnósticos de cáncer del cuello del útero, que año a año provoca sobre de 600 muertes de mujeres en edad reproductiva en Chile.

Pero los hombres también se ven afectados por el VPH: ya en 2010, el 35% de las atenciones por condilomas correspondía a varones.

No obstante, según el especialista, se estima que el 50% de las personas sexualmente activas en Chile contraerán alguna infección por VPH durante sus vidas.

Niños
El VPH es una infección viral que se transmite de una persona a otra por contacto sexual, ya sea oral, vaginal, anal o mediante cualquier tipo de interacción con piel durante un encuentro íntimo.

Hasta 2018, solo las niñas fueron vacunadas de forma gratuita en los colegios, pero las autoridades decidieron expandir la inoculación a la población masculina de nueve años, quienes recibirán una segunda dosis en 2020.

Al igual que en procesos anteriores, la vacuna se aplicará en “establecimientos educacionales, hasta donde acuden profesionales de salud de los consultorios”, confirmó Fuentes.

“Es importante señalar que la fecha se coordina entre el colegio y el Centro de Salud Familiar. Una vez establecido el día de inmunización, este debe ser informado por la escuela”, relató.

Fuentes comentó que las investigaciones en la materia demuestran que el sistema inmune responde mejor a la vacuna en edades tempranas y que el tiempo promedio entre la infección por VPH y el desarrollo del cáncer es de 20 años en promedio.

Debido a lo anterior es que “se recomienda la vacunación lo antes posible. Además, lo más efectivo es administrarla antes del inicio de la vida sexual”, agregó.

Aparte del cáncer de ano, pene y en la parte de atrás de la garganta, el VPH puede causar cáncer en la base de la lengua y las amígdalas.

“Por otro lado, el cáncer anal y el carcinoma de células escamosas de la orofaringe, cuya incidencia en hombres va en aumento, no cuentan con screening para una detección precoz, lo que favorece el diagnóstico tardío, mayor morbilidad y mortalidad en hombres”, advirtió Fuentes.

Vacuna
En pleno auge de los peligrosos movimientos antivacuna, el especialista afirmó que la administración de esta inmunización es totalmente segura.

“La vacuna utilizada es cuadrivalente y se llama Gardasil®, producida por Merck & Co., Inc. Está aprobada por la FDA (Food and Drug Administration) para su uso en hombres y mujeres desde los nueve años”, aseveró.

“Además, está autorizado su uso en 132 países por lo que hoy en día se han distribuido en todo el mundo más de 210 millones de dosis”, añadió.

“Las principales organizaciones de salud en todo el mundo, incluyendo la OMS, los CDC, Health Canadá, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), y la Australia Therapeutic Goods Administration (TGA), entre otros, también recomiendan el uso rutinario de vacunas contra el VPH”, finalizó.

/psg