El Gobierno, a través del Ministerio de Hacienda, informó que este martes ingresó al Congreso el proyecto de Portabilidad Financiera.

La información fue difundida por el titular de esa cartera, Felipe Larraín.

“Esperamos que sea tramitado por el Congreso en plazo breve”, dijo la autoridad, subrayando que esta iniciativa reducirá los tiempos y costos para cambiarse de un proveedor financiero a otro.

El 5 de agosto, el presidente Sebastián Piñera presentó oficialmente este proyecto, ocasión en que estuvo acompañado por Larraín y su par de Economía, Juan Andrés Fontaine.

La Portabilidad Financiera buscará facilitarle a las personas la portabilidad de sus cuentas corrientes, líneas de crédito, créditos automotrices, créditos de consumo y tarjetas de crédito de una institución financiera a otra en forma rápida y con menores costos.

“Es una tremenda oportunidad para que millones de familias chilenas, con este sistema simple y rápido, puedan mejorar las condiciones de sus créditos, bajar las tasas de interés, tener un alivio a través de menores cuotas y, por lo tanto, mejorar su calidad de vida”, dijo el Mandatario en aquella oportunidad.

Funcionamiento

El mecanismo plantea que la persona que quiera cambiarse de entidad, o refinanciar un crédito, deberá solicitar online un certificado de liquidación con la individualización y el detalle de todos sus productos.

Con ese documento podrá cotizar préstamos y productos en otras entidades crediticias.

Una vez elegida la nueva institución, el cliente deja firmada una “Solicitud de Portabilidad Financiera”, con lo que comenzará de manera automática el proceso de cierre de los productos financieros y la apertura de los nuevos en la entidad a la cual ingresa.

Esta iniciativa beneficiará al 97% de la población adulta que tiene algún producto financiero, incluyendo 3,8 millones de cuentas vista, 4 millones de cuentas corrientes y 20 millones de tarjetas de crédito.

/psg