El Primer Ministro británico, el conservador Boris Johnson, perdió este martes la mayoría parlamentaria en la Cámara de los Comunes, luego de que uno de los diputados “tories” decidiera cambiar de militancia e incorporarse al Partido Liberal Demócrata en pleno debate legislativo.

El gesto que terminó por inclinar la balanza lo protagonizó Philip Lee, un antiguo secretario de Justicia conservador que votó a favor de la permanencia de Reino Unido en la UE en el referéndum de 2016.

Diputado desde 2010 y conservador desde 1992, Lee anunció a través de un comunicado que había decidido a cambiar de colectividad debido a su desacuerdo con la postura del Gobierno, que está “buscando de forma agresiva un Brexit dañino”, afirmó.

“Está poniendo vidas y formas de vida en riesgo innecesariamente y está amenazando la integridad del Reino Unido. Más aun, está minando la economía de nuestro país, la democracia y nuestro rol en el mundo. Está usando la manipulación política, bullying y las mentiras. Y está haciendo estas cosas de una manera deliberada y considerada”, añadió.

Su anuncio se produjo en medio de la audiencia de reapertura del Parlamento tras el receso veraniego y mientras Johnson daba su discurso. Así, ante el estupor de los diputados, y de forma inédita, cruzó la sala en plena sesión y se sentó junto a la bancada de los liberaldemócratas.

Johnson contaba hasta ahora con una mayoría escasa de un solo diputado, sumando a sus socios del Partido Democrático Unionista de Irlanda del Norte (DUP).

La decisión de Lee surge justo antes de que un grupo de diputados traten de tomar el control de la agenda legislativa para impulsar una ley que bloquee la posibilidad de un Brexit sin acuerdo.

Conservadores rebeldes y de la oposición han solicitado al presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, que acepte este martes la celebración de un debate extraordinario y dé luz verde a una votación al término de la sesión, un mecanismo inusual cuando no se trata de una iniciativa del Gobierno.

Si Bercow admite la propuesta, como se espera, esta noche (alrededor de las 17:00 horas en Chile) se votará una moción con la que los diputados tendrían vía libre para comenzar a tramitar la legislación contra un Brexit “brutal”. La ley en cuestión buscará forzar al Gobierno a pedir una prórroga del divorcio a Bruselas si no se logra concretar un nuevo acuerdo antes del 31 de octubre. Mediante un procedimiento de urgencia, su tramitación podría comenzar este mismo miércoles.

El Ejecutivo ha amenazado con expulsar del grupo parlamentario a los “tories” que se rebelen contra la disciplina de partido, pero se prevé que cerca de 14 conservadores votarán de todas formas con la oposición. El ex ministro de Economía, Philip Hammond, uno de los impulsores de la rebelión, confirmó esta mañana que irá en contra del Gobierno.

Declaración de Johnson

Fuentes de Downing Street, residencia oficial de Johnson, filtraron a la prensa que el Primer Ministro estaría dispuesto a intentar convocar a unas elecciones anticipadas el 14 de octubre, en caso de que los diputados veten el Brexit sin pacto.

Sin embargo, para celebrar unos comicios necesitaría la aprobación de dos tercios de la Cámara de los Comunes, requiriendo el respaldo de buena parte de la oposición.

En su intervención para explicar ante los diputados las conclusiones de la última reunión del G7, Johnson aseguró que en esa ocasión dejó claro “ante el mundo” que el Gobierno británico quiere “un acuerdo”. “Pero, la realidad es que esta Cámara rechazó el actual acuerdo en tres ocasiones, y sencillamente no se puede resucitar ese pacto”, argumentó.

En ese sentido, recalcó la necesidad de renegociar los términos pactados por su antecesora, Theresa May. Aunque no logre un nuevo pacto, Johnson ha asegurado que está dispuesto a materializar el Brexit en la fecha prevista hasta ahora.

/psg