El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, desestimó la propuesta del diputado de RN, Jorge Durán, quien planteó la idea de tramitar una ley para que se decrete feriado los días lunes 16 y martes 17 de septiembre.

“Nosotros en víspera de feriados recibimos una serie de peticiones, que se analizan, (pero) veo muy difícil que podamos establecer y acoger es petición en los momentos que se están viviendo en nuestro país”, dijo el secretario de Estado, tras exponer en la comisión de Hacienda del Senado la reforma tributaria, en el inicio de su trámite legislativo en la Cámara Alta.

El secretario de Estado insistió que “entendemos que hayan legítimos deseos de poder disfrutar las Fiestas Patrias, vamos a tener muchos días en que vamos a poder descansar, compartir con la familia, los amigos, pero también hay que compatibilizarlo con el desarrollo económico, con las necesidades que tenemos y con las responsabilidades del país”.

Consultado por los efectos que tendría en la economía chilena una medida así, Larraín aseguró que “siempre que hay un feriado tiene costos en términos de producción, y eso es algo que es reconocido, hay producciones que no ocurren, servicios que no se prestan, incluso hay empresas que paran”.

Por lo mismo, aseguró que “entendemos el sentido que tiene, pero este es un momento en que necesitamos todos hacer un esfuerzo, y considerando además que vamos a tener tres días en la semana y que se van a juntar con el fin de semana, es decir, son cinco días… es suficiente”.

Entre los argumentos del parlamentario, está que a su juicio, los días lunes y martes de esa semana “el país funcionará a media máquina”.

“De cualquier forma Chile entero vivirá los efectos de un feriado XXL, legal o de hecho. Se trata de algo que podemos calificar como un feriado psicológico, conforme a la percepción de que nada funcionará normalmente hasta la semana siguiente”, mencionó Durán.

/psg