Viena volvió a ser distinguida, por segundo año consecutivo, como la ciudad del mundo más agradable para vivir, según una clasificación realizada por The Economist.

La capital austriaca se consolida a la cabeza de esta lista, realizada por la Unidad de Inteligencia del medio británico, después de convertirse el año pasado en la primera ciudad europea en conseguirlo.

Sus infraestructuras, la calidad del aire, su oferta cultural, educativa y médica rozan la perfección, en un contexto de estabilidad envidiable, analizan sus autores.

Por segundo año consecutivo, la capital austriaca obtuvo un resultado de 99,1 puntos, por delante de Melbourne (98,4), que fue la primera del palmarés durante años, y Sidney (98,1).

Australia y Canadá dominan los 10 primeros puestos, con tres ciudades cada uno. Japón también está presente, con Tokio y Osaka. Copenhague, segunda ciudad europea, aparece en el noveno puesto mundial.

Así, las 10 ciudades del mundo más agradables para vivir son:

1.- Viena (Austria)

2.- Melbourne (Australia)

3.- Sidney (Australia)

4.- Osaka ( Japón)

5.- Calgary (Canadá)

6.- Vancouver (Canadá)

7.- Toronto (Canadá)

7.- Tokio (Japón)

9.- Copenhague (Dinamarca)

10.- Adelaida (Australia)

Cambio climático y habitabilidad

El informe señala que París pierde seis puestos (25ª), debido al impacto del movimiento de los “chalecos amarillos”.

Cada año, 140 urbes son evaluadas sobre una escala de 100 puntos según una serie de indicadores: nivel de vida, criminalidad, transportes, acceso a la educación y a la medicina, estabilidad económica y política.

Por primera vez, el índice integra un parámetro que tiene en cuenta los efectos del cambio climático en la calidad de vida. En este sentido, Nueva Delhi y El Cairo se vieron sancionadas por la “mala calidad del aire, temperaturas medias desalentadoras y un suministro en agua insuficiente”.

“Creemos que los problemas relacionados con el cambio climático ejercerán una presión cada vez mayor sobre el grado de habitabilidad” de las ciudades, declaró Agathe Demarais, de la Unidad de Inteligencia de The Economist.

Aunque varias urbes de países emergentes escalaron puestos en estos últimos años, gracias a una mayor estabilidad y a un mejor sistema educativo y médico, estos avances se han visto “seriamente amenazados por un clima cada vez más desfavorable”, agregó.

Londres y Nueva York, marcadas por un riesgo importante de criminalidad y de terrorismo y con sus infraestructuras sobrecargadas, ocupan los puestos 48 y 58 respectivamente.

En cuanto a las naciones sudamericanas, Buenos Aires ocupa el lugar 61°, convirtiéndose nuevamente en la ciudad más agradable para vivir a nivel continental. A la capital argentina le sigue Santiago en el lugar 63° y Montevideo en el puesto 65°

Al otro extremo de la lista, las 10 urbes menos acogedoras para vivir son:

131.- Caracas (Venezuela)

132.- Algiers (Algeria)

133.- Douala (Camerún)

134.- Harare (Zimbabwe)

135.- Port Moresby (Papúa Nueva Guinea)

136.- Karachi (Pakistán)

137.- Trípoli (Libia)

138.- Daca (Bangladesh)

139.- Lagos (Nigeria)

140.- Damasco (Siria)

/psg