El mundo político chileno no quedó indiferente antes las declaraciones que el Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, emitió a través de redes sociales en respuesta a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas por los DD.HH., Michelle Bachelet, a quien acusó de “entrometerse” en los “asuntos internos y la soberanía” de ese país, y aludió a su padre, el general Alberto Bachelet, a quien calificó como un “comunista” que había sido “derrotado” por el “personal de Pinochet”.

Mientras desde la oposición se suman las críticas hacia Bolsonaro, desde el emergente Partido Republicano, que lidera José Antonio Kast, salieron a respaldar al Mandatario brasileño.

“La expresidenta Bachelet ha usado su cargo desde el día uno para atacar y cuestionar al Presidente Bolsonaro. Sus críticas no se basan en hechos, sino en su postura ideológica”, aseguró Kast a La Tercera.

En tanto, el diputado Ignacio Urrutia –quien renunció a la UDI para unirse al partido que lidera el expresidenciable- sostuvo que “Bolsonaro no se equivoca. El gobierno militar evitó que nos convirtiéramos en una nueva Cuba y el desarrollo de Chile es el resultado directo de la revolución económica y social de ese gobierno”. En este sentido, añadió que “la izquierda olvida las bases institucionales que nos dejó Pinochet y tiene la desfachatez de defender la dictadura de Maduro”.

En el mismo sentido, la diputada RN Camila Flores –también cercana a Kast- sostuvo que Bolsonaro “tiene toda la razón”. Esto, pues –puntualizó- “pretender que se desconozca que, efectivamente, en nuestro país no terminamos como están hoy día viviendo en Cuba o en Venezuela, precisamente es gracias al pronunciamiento militar, y eso es lo que hace efectivamente Bolsonaro cuando se lo recuerda a la comisionada de DD.HH”.

“Me parece que no está diciendo nada que sea una mentira, por el contrario, todos sabemos que efectivamente esto es así”, concluyó.

La polémica surgió luego que, desde Ginebra, Bachelet asegurara “el espacio democrático en Brasil se está reduciendo, la violencia policial está aumentando, las disculpas de la dictadura refuerzan el sentido de impunidad y los defensores de los derechos humanos están bajo amenaza”, y detalló cifras de personas asesinadas por la policía en el último año, consignando un aumento al respecto.

Ante ello, Bolsonaro utilizó su cuenta de Twitter para afirmar que “Michelle Bachelet, Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, siguiendo la línea de Macron entrometiéndose en los asuntos internos y la soberanía brasileña, ataca a Brasil en la agenda de derechos humanos, atacando a nuestra valiente policía civil y militar”.

Y a través de Facebook, el Jefe de Estado agregó que “también dice que Brasil pierde espacio democrático, pero olvida que su país no es una Cuba gracias al personal de Pinochet, que derrotó a la izquierda en 1973, entre estos comunistas su padre, militar de la época”.

/psg