Hace poco más de dos años el entonces fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, allanaba varias sedes de la Iglesia Católica en Chile, entre ellas el Arzobispado de Santiago, desde donde incautó -con orden judicial- una serie de expedientes eclesiásticos. Esos fueron el punto de inicio de una treintena de investigaciones de eventuales delitos que nunca fueron comunicados por las autoridades del clero a la justicia ordinaria.

Hace algunos días la Fiscalía Centro Norte -a quien el fiscal nacional Jorge Abbott le traspasó las indagatorias por abuso sexual cometidas por sacerdotes y religiosos- comenzó a llevar a etapa de juicio los primeros casos. Con ello se dictó la primera condena en juicio oral de esta mega investigación, que actualmente está a cargo del jefe regional de esta zona Xavier Armendáriz.

Es así como los fiscales Paola Trissotti y Francisco Jacir consiguieron esta semana que el Cuarto Tribunal Oral de Santiago condenara a Luis Muñoz Galleguillos, miembro de la “Congregación Hermanos de la Inmaculada Concepción-Chile” a la pena de cuatro años de presidio por el delito de abuso sexual. Según acreditaron los persecutores penales en el juicio oral “el día 27 de marzo de 2015, en horas de la tarde, la víctima -de entonces 18 años- concurrió junto a su cuñado al domicilio ubicado en Quinta Normal, lugar donde se encontraba el imputado con el objeto de coordinar un bautizo que se realizaría la semana entrante”.

Luego de eso, aproximadamente a las 23:30 horas, la víctima -tras compartir alcohol con el imputado- se acostó en la pieza lugar en que el imputado lo sujetó con fuerza para luego realizar en su contra actos de connotación sexual. Pese a la fuerza que habría utilizado Muñoz Galleguillos, la víctima logró huir del ataque “escondiéndose en un baño”.

La indagatoria, hasta antes de los allanamientos en la Iglesia Católica, estaba abierta en el Ministerio Público. Sin embargo, con la inédita diligencia la Fiscalía logró obtener la investigación previa canónica que se había desarrollado en el Arzobispado. Y que nunca llegó a manos de la justicia ordinaria.

Tras una semana de juicio oral, el Cuarto Tribunal de Santiago decidió condenar al “hermano” a cuatro años con el beneficio de la libertad vigilada.

Armendáriz creó un equipo multidisciplinario de fiscales para indagar los casos que surgieron del allanamiento en el Arzobispado. Una de las aristas que indaga el fiscal regional Centro Norte es aquella que apunta al eventual encubrimiento por parte de las autoridades eclesiásticas de la iglesia chilena a sacerdotes indagados por abuso sexual.

Hoy se dio inicio a la audiencia de preparación de juicio oral en contra de Óscar Muñoz, el ex canciller del Arzobispado, encargado de recibir denuncias por abusos, y que está acusado por cometer una serie de actos de connotación sexual en contra de sus propios sobrinos.

/psg