El ministro del Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick, condenó el ataque que sufrió el vehículo en que se movilizaba el director nacional de la PDI, Héctor Espinosa, en medio de los incidentes de anoche por el llamado a “protesta nacional” que formularon diversas organizaciones.

En el sector de las avenidas Santa Rosa con la Alameda, encapuchados lanzaron piedras y otros objetos contundentes al detectar que el automóvil viajaba con sus balizas encendidas.

“Obviamente que vamos a tomar las acciones judiciales que correspondan para poder determinar quiénes son los responsables de ese atentado”, manifestó Chadwick.

Aclaró que la ofensiva no sólo apunta a establecer las responsabilidades por el ataque al director de la PDI, sino que también enfatizó que se perseguirán a “quienes generaron perturbaciones a los trabajadores, a la gente común y corriente que transitaba por la Alameda”.

Contó que finalmente la jornada de protestas por demandas por una mejor salud, educación, e incluso a favor del proyecto de las “40 horas”, dejó 135 detenidos y que se querellarán para que quienes resulten responsables, si lo determinan los tribunales, “cumplan con las sanciones que corresponden”. Para ello, añadió, dijo que espera “ojalá contar con la colaboración de la justicia”.

Respecto de la violenta jornada de ayer, que comenzó con barricadas en distintos puntos de la RM, el ministro manifestó que “vimos a un grupo de personas que no respetan ni creen en la democracia, que no creen en los caminos de la democracia y que recurren, no a manifestaciones donde expresan su opinión, sino a acciones de violencia que nosotros condenamos categóricamente”.

“Y ayer tanto en Santiago como en algunas zonas del país Carabineros ejerció sus atribuciones para mantener el orden público y controlar a estos verdaderos delincuentes y vándalos”, concluyó.

/psg