Positivas cuentas sacaron las empresas pertenecientes a la Asociación de Marcas de Lujo (AML) durante 2018, esto porque hoy se dieron a conocer los resultados financieros del año pasado, los cuales registraron un crecimiento de un 9% en comparación al 2017, correspondiente a una venta total de US$760 millones.

En este sentido, la industria que presentó un mayor incremento durante el 2018 fue la de autos de lujo, pues aumentó alrededor de un 15,6%, algo que se debería -según explica el gerente general de Ferrari y Maserati, Patricio Abusleme- a que “dentro de esta categoría destacan la venta de autos de súper lujo, cuyo valor está por sobre los US$200.000, y que han crecido un 63% en lo que va de este año”.

Otro sector que anotó un importante crecimiento fue el turismo de lujo, registrando un alza del 12% en el turismo emisivo – que se refiere a los chilenos que viajan fuera del país-, siendo Europa y Asia los destinos más cotizados. Por otra parte, la cantidad de turistas que visitaron Chile -principalmente europeos y asiáticos- también aumentó en un 4%.

El motivo de este incremento, explica la presidenta del directorio de AML, Elena Carretero, se debería a que “en Chile el crecimiento de los productos y servicios, se ha visto impulsado por un mercado interno más consolidado en este segmento, y también por la entrada de turistas extranjeros, lo que ha provocado que el país se convierta en una plataforma clave en este ámbito dentro de la región”.

La industria del vestuario también sacó cuentas positivas tras presentar un aumento del 8% en sus ventas durante el 2018, las cuales estuvieron lideradas particularmente por el Distrito de Lujo ubicado en el centro comercial Parque Arauco.

Por último, la joyería y relojería fue otro sector que presentó números positivos, pues vendió cerca de un 10% más que durante el 2017, destacando que esta vez se vieron muchas más compras en regiones en comparación a años anteriores.

Sin embargo no todas las marcas de lujo registraron crecimientos, este fue el caso de las dedicadas al mundo del vino y licores, las que vieron una baja de 2% en sus ventas, lo que se debería al aumento del consumo de los “vinos premium” o “íconos”.

“La venta de vinos íconos aumentó un 10%, lo que se explica por la mayor disposición que están teniendo las personas en comprar vinos de calidad superior, sumado a que hay más viñas que están impulsando la comercialización de esta categoría, ya que otorga un mayor valor agregado”, dice Carretero, quien también es la representante de la marca Casa Real de la Viña Santa Rita.

De esta forma, los positivos resultados se suman a los que ya se habían informado el 2017, en donde también se había percibido un crecimiento del 9%.

Un crecimiento al margen del resto de la economía chilena

A pesar del lento crecimiento que ha registrado la economía del país durante los últimos meses, la industria de lujo pareciera no verse afectada, e incluso ha seguido creciendo año tras año, un fenómeno que tendría más de una explicación.

Uno de los principales factores que influiría en esto sería la fidelización que han logrado generar las marcas de lujo con sus clientes, pues “vemos que ha habido un aumento, una consolidación del consumidor que había tradicional, que ya está más consolidado y que tiene menos miedo a querer comprar estos productos o consumir estos servicios de lujo”, explica Elena Carretero.

“Y por el otro lado, hay un consumidor que se ha adicionado, que es el consumidor que si bien no lo hace en forma constante, este consumo del producto o servicio de lujo sí lo quiere hacer en forma puntual. O sea, en el fondo esta ocasión de consumo que se relaciona a ‘yo ahorro durante un tiempo porque no me importa ahorrar en cosas chicas pero en esto, o en este producto, o en esta experiencia que quiero vivir voy a invertir y quiero algo de lujo’, entonces tu tienes estos dos segmentos del consumidor tradicional y del nuevo consumidor que han hecho que este crecimiento del mercado de lujo permanezca”, agrega la presidenta del directorio de AML.

Otro factor importante sería el desarrollo que han conseguido estas mismas marcas en Chile durante los últimos años, un hecho que lograría llamar la atención de turistas y otras empresas extranjeras.

“Hoy en día Chile es considerado como un país dentro de la región latinoamericana al que europeos, americanos, canadienses, de otras partes y de otras nacionalidades quieren venir a visitar. Está toda la banca instalada, todas las grandes inversoras instaladas en Chile, las grandes marcas de vestuario, tienes un desarrollo en infraestructura, por ejemplo el Distrito de Lujo. O sea tu haz ido desarrollando por el lado de la oferta también y ampliando e integrando nuevas marcas internacionales, y adicionando marcas chilenas que son oferta nacional de lujo, y eso lo tienes en el turismo, en vinos y en joyería. A mí no me cabe duda de que Chile es un país que está a la vanguardia”, puntualiza Carretero.

Por último, anticipándose a que el panorama económico del país siga decaída, Carretero aseguró que “la política económica de este país ha demostrado ser una que busca la estabilidad y las instituciones también son respetadas y yo pienso que bueno, independientemente que túpuedas tener un par de años con cifras un poco más desventajosas, pero tienes una economía sólida y con capacidades de ir creciendo sin problemas”.

/psg