El debut de Tomás Alarcón fue toda una sorpresa en la Roja. A Reinaldo Rueda no le tembló la mano para hacerlo ingresar por Claudio Baeza cuando recién comenzaba el segundo tiempo contra Argentina. Con 20 años se estrenó en la Selección en un momento en que recién empieza a consolidarse como el volante central titular de O’Higgins.

El DT Víctor Fuentes laboró por varios años en el fútbol joven del cuadro celeste y reveló detalles del proceso formativo que Alarcón vivió en Rancagua. “Me tocó dirigirlo por primera vez en la categoría Sub 13. Lo subimos a la 14 y en la Sub 15 y salimos campeones con él un par de veces. Es parte de una camada de jugadores de mucha proyección en el club y él ahora está sobresaliendo más que el resto”, afirma Fuentes.

– ¿Qué le pareció el debut en la Roja de su ex pupilo?
– Hizo lo mismo que hace en O’Higgins, con personalidad, pidió la pelota, la quitó, se proyectó y, en una, apareció hasta de puntero izquierdo. No lo vi asustado, que es lo que uno puede temer cuando se trata de un debut, sobre todo en la selección. Me sorprendió eso y a la vez me ratificó la personalidad que tiene dentro de la cancha. No se achica ante nada.

– ¿Su rasgo personal es el carácter en la cancha?
– Sí, pero hay un tema bien contradictorio con él. Fuera de la cancha, es un pan de Dios. Si está comiendo con los compañeros y se paran todos, él recoge los platos. Es muy buena persona, pero dentro de la cancha, se pelea con todos y le ‘mete’ fuerte a cualquiera. Cuando lo subimos al primer equipo pasó que los jugadores nos reclamaban que iba muy fuerte en las jugadas.

– Ustedes lo hicieron debutar en Primera División, con el DT Cristián Arán…
– Claro, fue el 2017 contra Iquique. Nosotros veníamos de jugar la Copa Sudamericana y llevamos un equipo medio mixto a Iquique y ahí pudo debutar. Fue titular, jugó todo el partido y dio un pase gol. Anduvo muy bien en ese partido. Desde ahí comenzó a jugar en el mediocampo, porque él hizo toda la formación como central. Para proyectarlo empezamos a ubicarlo de volante, pensando en su futuro, porque no es un jugador alto.

– Ya logró consolidarse como titular en O’Higgins, ¿qué le ha parecido su desempeño?
– Lo ha asumido muy bien. Sobre todo con la salida de Juan Fuentes (a Estudiantes de La Plata), con quien disputaba el puesto. Ha tenido más chances y también convenció al ‘Fantasma’ (Marco Antonio Figueroa) de que tenía que ser el titular, pese a que había traído un volante de contención. Hoy Tomás sigue en el puesto.

– ¿Siente que tiene algún parecido futbolístico con Gary Medel? De hecho también puede jugar de central como lo hizo en un momento en la anterior Roja Sub 20.
– Puede ser, pero yo lo veo un poco más calmado que Gary. Va fuerte a la pelota, mete los brazos y ‘mañosea’ con los jugadores, pero no va más allá. Se controla más. De todas formas, siento que tiene condiciones parecidas a las de Medel, guardando las proporciones por supuesto.

– ¿Alarcón se formó jugando siempre por una categoría mayor a la de su edad?
– Sí, todo se formalizó desde la Sub 15 hacia adelante. Después pasó directo a la Sub 17 y desde ahí no bajo más a su categoría. Esa exigencia le ayudó bastante a desarrollarse. Nunca se vio fuera de categoría, se mostraba a la par de sus compañeros.

– ¿Cómo lo ve de aquí hacia adelante frente a la posibilidad de pasar a formar parte de la Selección?
– Lo veo bien aspectado, aparte de que lo tienen bien considerado. Sobre todo (Bernardo) Redín que lo ha dirigido en la Sub 23. De hecho, yo creo que él incidió mucho para que Rueda lo considerara en esta nómina.

– ¿No existe alguna posibilidad de que se vaya a desenfocar con todo esto?
– No, es muy aterrizado, es ubicado, muy de familia. Quiere mucho a su gente y se preocupa mucho de sus compañeros. Le interesa cómo están y qué les pasa. No se va a marear con esto.

/Eduardo Méndez Garín