Mañana se dará cuenta en la Sala de la Cámara de Diputados la acusación constitucional presentada el jueves en contra de la ministra de Educación, Marcela Cubillos. La acción fue articulada por el PS con el apoyo de todas las bancadas de oposición, pero a nivel individual, al menos al interior de la DC, no todos estarían convencidos.

Ese es el caso del diputado Miguel Ángel Calisto (DC), quien, en entrevista con El Mercurio de Valparaíso, señaló que “la acusación constitucional es una herramienta que se nos entrega a los parlamentario que tenemos que usar en forma responsable, no como una herramienta que articule una revancha política”.

Por ello, agregó que “me preocupa el tono en la que se ha expresado esta acusación. Primero a través de la prensa, porque quienes la impulsaron no socializaron el tema primero con los parlamentarios. Hoy estamos conociendo recién algunos elementos y por lo que he revisado, no estoy convencido de que la acusación contenga evidencias para acusar abandono de deberes o que no haya cumplimiento de la ley”.

De todas formas, Calisto afirmó que está “todavía evaluando” su postura frente a esta acusación, pero “si me preguntan en este minuto, no estoy convencido y no creo en esa lógica de que tengamos que ordenarnos políticamente por ser oposición para acusar a un ministro de Estado. La acusación constitucional es una herramienta seria que hay que usarla con responsabilidad y por eso no se puede relativizar con argumentos políticos sino con argumentos jurídicos de fondo”.

“Una acusación constitucional trae consigo un daño importante como el que la persona quede inhabilitada por cinco años para ejercer un cargo público. Por eso que es tan importante analizarla bien, ya que va a más allá de lo político. Desde mi posición moral de conciencia, soy muy cuidadoso en eso. Puedo tener diferencias políticas, pero en ningún caso atentar contra una persona”, agregó.

Dicho eso, recalcó que “con esto no estoy diciendo que respalde a la ministra. Yo soy de oposición y no comparto muchas de las acciones que ha hecho desde un punto de vista político. Otra cosa es que haya faltado a la ley”.

“Estamos frente a un Gobierno que evidentemente tiene un color político y que ejerce su liderazgo legítimamente. Ahora si (Cubillos) no está cumpliendo la normativa vigente como, por ejemplo, que haya colegios que estén seleccionando, ahí no se está cumpliendo la ley y si el ministerio no aplica la fiscalización o la revisión y avala hechos así, ahí hay un incumplimiento de la ley. Pero no conozco casos así”, añadió.

E insistió: “No he visto hechos concretos que demuestren que no se esté cumpliendo la ley. Yo, hasta ahora, solo he visto argumentos políticos y esos no son argumentos que puedan sustentar una acusación constitucional (…). De lo que he podido ver solo hay argumentos políticos y no jurídicos que permitan verificar que hay incumplimiento a la ley y a la Constitución. Hoy no encuentro argumentos”.

/psg