Ya estamos en el mes de la Patria, y el tiempo pasa inexorablemente para todos por igual, el problema es que cuando somos niños y posteriormente jóvenes, parece que los años transcurriesen lentamente y sólo pensar en llegar a la vejez es algo que parece tan lejano y totalmente ajeno a nuestros intereses juveniles. Sin embargo, a medida que vamos creciendo y teniendo mayor edad, nos damos cuenta que la juventud pasa más rápidamente de lo deseado.

Mi percepción es que cada año que pasa, es más corto que el anterior, que cuando llegamos a Septiembre y vemos adornadas las tiendas y posteriormente esas banderas que flamean son cambiadas por los adornos navideños, quiere decir que cada año que transcurre, significa que nos queda menos tiempo por vivir y queremos tener la tranquilidad de poder mantenernos con nuestro ingreso, que en general, sólo será nuestra paupérrima pensión.

Por lo mismo, cuando vemos que las promesas de arreglar el sistema previsional, muchas veces se queda sólo en la discusión partidista, cuando vemos que las Administradoras de Fondos de Pensiones, consultan a sus afiliados si les parece que el 4% de cotización adicional, debiera ser administrados por ellos o tener la libertad de elegir un ente público, cuando los errores se notan después de casi 40 años, como lo ha reconocido una AFP,  cuando no existe un consenso de los partidos políticos, cuando se  debe ceder a la oposición de turno, por no tener mayoría en las cámaras de diputados o senadores, o se desvía el proceso porque aparecen otras situaciones, es un desprecio al trabajador que sólo quiere tener una mejor pensión.

La problemática de las bajas pensiones en nuestro país, no es sólo algo aislado, es un tema global que atañe a muchos países, y por lo mismo no existe soluciones mágicas, pero también hay que considerar que los sueldo actualmente han bajado, y las tasas de rentabilidad también. Las esperanzas de vida han aumentado, existe cesantía, los jóvenes comienzan su vida laboral después de los 35 años y ese retraso es un impacto muy importante, porque los primeros 15 años de cotizaciones es donde se constituye el 40% de los fondos para la futura pensión.

Como se le puede decir a una persona que tiene más de 60 años  en el caso de las mujeres y de 65 años en el caso de los hombres, que espere o que retrase su pensión, si no tiene trabajo, si no tiene otros ingresos, que está cesante, que a esa edad no lo contratan, que tiene que pagar dividendo, la universidad de sus hijos, las cuentas básicas, que aún no hay solución a las bajas pensiones, porque no existe acuerdo transversal, porque es un tema netamente político y que sólo les interesa seguir en sus cargos a costa de nuestros impuestos, sin importarles que nuestros adultos mayores necesitan una pensión digna después de haber trabajado toda una vida.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensionescom