En medio del desafío que implica para los fondos de pensiones las tasas bajas que se han observado actualmente alrededor del mundo, y que se mantendrían por un buen tiempo más, la Superintendencia de Pensiones está trabajando en una serie de cambios normativos para los fondos de pensiones.

En el Chile Day, el superintendente de Pensiones, Osvaldo Macías, expuso las nueve propuestas en que están avanzando, y que quieren tenerlas listas de aquí a 2020.

Una de ellas, es autorizar la inversión en vehículos con exposición a oro. Esto considerando que actualmente las AFP no tienen permitida la exposición a commodities, por lo que la propuesta contempla aprobar que las administradoras puedan invertir en oro a través de títulos representativos de activos (activo único).

¿Por qué oro? Se considera solamente el oro, por su baja correlación con otras clases de activos y su carácter de “refugio” de valor durante períodos de incertidumbre económica, podría aportar a una mayor diversificación del portafolio, dijo el superintendente. Por otro lado, la opción de invertir a través de un ETF permite acceder a este activo mediante un instrumento líquido, de fácil operación y con exposición pura al commodity.

Otra de las propuestas en que trabaja el regulador, es excluir la infraestructura y renta inmobiliaria extranjera del límite de renta variable. Esto, considerando que este límite genera un desincentivo para realizar estas inversiones, detalló el regulador, por lo que la propuesta se fundamenta en homologar los criterios vigentes que aplican a infraestructura nacional, donde se excluyen en el cálculo del límite renta variable. De este modo, se reconoce que estos activos tienen características híbridas, asemejándose su perfil de riesgo/retorno más a la renta fija que a la renta variable.

Una tercera propuesta que planteó Macías en el Chile Day, es que de aquí a 2020 se considere la inversión en moneda extranjera para efectos de cobertura. Actualmente las posiciones en cuentas corrientes en monedas extranjeras se deben excluir en el monto objeto de cobertura de riesgo cambiario, por lo que se contempla eliminar esa exclusión para que así los fondos no estén forzados a incurrir en ajustes de cobertura cambiaria innecesarias que generen ineficiencias y costos adicionales, detalló el regulador. Esto, producto de la rotación en las carteras de los fondos de pensiones entre instrumentos con exposición similar en monedas, donde en algunas situaciones se mantienen los recursos en cuenta corriente, por descalces entre las fechas de pago de compras y ventas.

En cuarto lugar, el superintendente de Pensiones comentó que se le permitirá al multifondo E la inversión en vehículos de renta variable con inversión restringida no significativa. Hay que considerar que hoy el Fondo Tipo E puede invertir hasta un 10% en vehículos de inversión de deuda que tengan a su vez inversiones por un máximo de 10% en instrumentos de tipo restringido (bajo grado de inversión), lo que no se hace extensivo para vehículos de inversión de capital. De este modo, la propuesta del regulador es extender el concepto de singficancia, actualmente vigente para vehículos de renta fija, para vehículos de inversión de renta variable en el fondo E.

Así, se ampliaría el universo de instrumentos que califican para la eventual inversión del fondo E, facilitando la construcción de un portafolio diversificado, con un riesgo acotado, según detalló el regulador en su presentación.

Un quinto punto en que trabaja la Superintendencia, es en modificar el límite de contraparte bancaria en derivados. Lo anterior, considerando que actualmente se aplica un límite por contraparte para derivados transados OTC, de un 4% del valor de cada Fondo por contraparte, que se calcula en base al tamaño del contrato (nominales), lo que no captura adecuadamente el riesgo de contraparte. La propuesta que hará la Superintendencia es considerar la valoración neta de los contratos (mark to market) después de garantías, y ajustar el nivel del límite al nuevo criterio. El objetivo de esta medida es perfeccionar la medición del riesgo de contraparte, reflejando con mayor precisión el riesgo efectivo.

El sexto punto tiene que ver con los fondos de cobertura, o hedge funds. En concreto, actualmente cualquier tipo de inversión en este tipo de fondos está expresamente prohibido, pero la propuesta contempla que se conforme un grupo de trabajo para avanzar en la aprobación de inversiones en este nuevo instrumento alternativo que podrán incorporar las AFP a sus carteras. Con todo, el regulador detalló que se definirán las estrategias específicas de fondos de cobertura en que podrán invertir los fondos, y las condiciones que deben cumplir estos instrumentos.

Esta propuesta el regulador la planteó para el segundo semestre de 2020, y se fundamenta en tres temas, argumentó el superintendente: Se trata de un tipo de activo extensamente utilizado por los portafolios de fondos de pensiones internacionales. Podrían otorgar una nueva opción de resguardo en escenarios de caída en los mercados accionarios, y cuando se desarrolló la normativa para la inversión en activos alternativos (2017) se decidió evaluar en una etapa posterior la posibilidad de invertir en fondos de cobertura y/o commodities.

En séptimo lugar, el regulador informó que se incorporará el riesgo climático dentro de la matriz de riesgos que se utiliza en el proceso de supervisión basada en riesgos (SBR).

El octavo punto plantea que se actualizará el compendio de normas para activos alternativos. Desde la aprobación de la inversión en activos alternativos en el año 2017, se han realizado diversas interpretaciones a través de Oficios. Además, se han detectado aspectos a ser perfeccionados, detalló el regulador.

En noveno lugar, el regulador detalló que busca avanzar hacia la implementación de normas para la regulación de la inversión de los fondos de pensiones en función del riesgo de las carteras de inversión. Esto, considerando que actualmente el riesgo financiero de los fondos se controla principalmente por medio de límites cuantitativos, pero el objetivo del cambio es analizar la conveniencia de incorporar normas para la medición de la inversión de los fondos de pensiones en función del riesgo global de las carteras de inversión. Esto fue justamente lo que propuso la semana la gerente de inversiones de Habitat, Carolina Mery.

/psg