El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, remarcó este viernes la importancia de la colaboración con países aliados durante un discurso frente a los líderes del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y el Reino Unido, además de Estados Unidos) en la Conferencia de Seguridad de Múnich. En su primera comparecencia ante la comunidad internacional tras su investidura, el mandatario envió un mensaje que tuvo como premisa principal la ruptura con la política aislacionista marcada por su predecesor, Donald Trump.

“La alianza transatlántica está de vuelta. América ha vuelto”, declaró Biden. “Soy un hombre de palabra. Hoy les hablo como presidente de Estados Unidos, al principio mismo de mi administración, y quiero mandar este mensaje: la alianza transatlántica está de vuelta. Y no vamos a mirar atrás”, declaró. Durante su comparecencia, Biden destacó que China, Irán y Rusia son los grandes “competidores” del modelo que defiende la Alianza Atlántica.

Con respecto al gigante asiático, expresó. “Tenemos que prepararnos para una competición estratégica a largo plazo con China”, dijo el presidente. “Va a ser duro. Eso es lo que me espero y eso es lo que deseo”, añadió, antes de pedir a Beijing “juegue con las mismas reglas” que el resto del mundo.

“Tenemos que responder ante los abusos económicos y las coerciones del Gobierno chino que obstruyen los fundamentos del sistema económico internacional. La forma en la que Estados Unidos, Europa y Asia decidan trabajar juntos para garantizar la paz y defender nuestros valores comunes será uno de los esfuerzos más importantes que vamos a realizar”, recalcó. “Tenemos que proteger la propiedad individual y el genio creativo derivado del intercambio de ideas en una sociedad libre y abierta”, agregó.

Igual de crítico se mostró con Rusia: pidió al Kremlin que se abstenga de recurrir a tácticas de intimidación y permita a los países que decidan libremente y “sin amenazas” su propio futuro.

“Sus líderes intentan describirnos como si fuéramos tan corruptos como ellos. Pero el mundo, entre ellos los propios ciudadanos rusos, sabe que no es verdad”, manifestó Biden, antes de acusar al presidente de Rusia, Vladimir Putin, de intentar “debilitar el proyecto europeo y la unidad transatlántica”, porque “al Kremlin le resulta mucho más fácil intimidar a estados individuales que en lugar de negociar con una comunidad unida”.

“Los desafíos con Rusia son diferentes a los de China, pero son igual de importantes. Esto no es un enfrentamiento entre el Este y el Oeste. Queremos un futuro donde los países puedan elegir su camino sin amenazas. No podemos regresar a los bloques de la Guerra Fría”, agregó el presidente, quien ha reivindicado la integridad territorial de Ucrania en el conflicto entre Kiev y las autoproclamadas repúblicas prorrusas de Donetsk y Lugansk.

Además, Biden indicó este viernes que es imperativo que Estados Unidos trabaje con otras potencias globales para frenar las “actividades desestabilizadoras” de Irán en Medio Oriente.

“Estamos preparados para volver a implicarnos en negociaciones con el grupo 5+1 sobre el programa nuclear de Irán”, afirmó. ”También tenemos que hacer frente a las actividades desestabilizadoras de Irán, y trabajaremos estrechamente con nuestros socios en Europa y otros lugares a medida que avanzamos”, añadió.

Por otro lado, Biden remarcó a sus aliados la importancia de fortalecer la alianza transatlántica y respaldó sus palabras con el compromiso de respetar la garantía de defensa mutua de la OTAN, conocida como Artículo 5, algo que el ex presidente Donald Trump inicialmente se negó a hacer mientras era presidente. “Mantendremos la fe en el artículo 5”, dijo Biden. “Es una garantía. Un ataque a uno es un ataque a todos. Ese es nuestro voto inquebrantable”.

Como muestra, Biden confirmó que ha paralizado la orden emitida por Trump para retirar al contingente norteamericano en Alemania, uno de los cimientos de la presencia militar estadounidense en Europa.

“Nuestra relación ha perdurado y crecido a través de los años porque está arraigada en la riqueza de nuestros valores democráticos compartidos. No son transaccionales. No son excluyentes. Se basan en una visión del futuro en la que cada voz importa. Donde se protegen los derechos de todos y se defiende el Estado de Derecho”, dijo el mandatario.

“Estados Unidos trabajará estrechamente con nuestros socios europeos y todos los países del continente”, señaló el presidente estadounidense en un discurso en el que ha descrito un “momento de inflexión” en la historia del progreso mundial “entre quienes argumentan que, dados todos los desafíos a los que nos enfrentamos — desde la cuarta revolución industrial hasta una pandemia global — la autocracia es el mejor camino a seguir y quienes entienden que la democracia es esencial para enfrentar esos desafíos”

En respuesta, Biden ofreció una defensa sin ningún tipo de paliativos sobre los valores democráticos. “Tenemos que demostrar que las democracias pueden dar buenos resultados. Esta es nuestra misión, en unidad. La democracia no ocurre por accidente. Tenemos que defenderla. Hay que luchar por ella, atesorarla, renovarla. Creo con cada fibra de mi ser que la democracia debe prevalecer. Tenemos que demostrar que nuestro modelo no es una reliquia”, sentenció el presidente estadounidense.

/psg