El abogado Francisco Cox, que representa a Marcela Cubillos frente la acusación constitucional que ingresó la oposición en su contra, ahondó en las razones que lo motivan a defender a la ministra de Educación y advirtió que cabe la posibilidad de ésta pueda recurrir a cortes internacionales si llega a ser destituida.

En conversación con radio Universo, Cox enfatizó que ésta “es la máxima sanción que se le puede administrar a un ministro”. “Lo estamos sacando de circulación (…) de la vida política; y eso (es un derecho humano), está dentro de los derechos de la convención americana”, señaló.

El abogado penalista y experto en Derechos Humanos mencionó casos ocurridos en Perú y Ecuador, donde miembros de los Tribunales Constitucionales fueron sacados de sus cargos por consideraciones políticas. Y aunque no quiso anticipar su estrategia de defensa señaló que, a la luz del caso peruano, “efectivamente, si es que se violan derechos, la ministra Cubillos podría recurrir a la Comisión Interamericana y después a la Corte Interamericana” de Derechos Humanos.

Dijo que esto último dependerá de cómo se dé el juicio, pero que está seguro que la acusación ni siquiera será aprobada en la Cámara. “Se va a rechazar por argumentos jurídicos”, señaló.

“La acusación es tan débil” y “la sanción es tan grave”

Cox comentó que aceptó asumir la defensa de la ministra “porque soy abogado y me parece que la acusación es tan débil; la herramienta de la acusación es tan extrema y la sanción a la que se expone una persona, si le va mal y es acogida, es tan grave, que amerita que nos tomemos en serio las herramientas que provee la institucionalidad democrática constitucional”.

Aclaró que no comparte el “ideario político” de este Gobierno, señalando que “por ejemplo, voté por Giorgio Jackson y, probablemente, en las próximas elecciones volveré a votar por Giorgio Jackson”; pero señaló que “los abogados tenemos una función que cumplir y es justamente usar las herramientas, las atribuciones y los recursos, pero en la forma en que fueron concedidas por el ordenamiento jurídico y no forzarlos”.

Al respecto, dijo que “cuando fuerzas un instrumento, es lo que se llama el abuso de un derecho (…) cuando tú usas una atribución consagrada en la Constitución y la usas de manera abusiva, me parece que violas la Constitución”.

“Puede haber ocasiones por las cuales las acusaciones tengan sustento, pero ésta no es una de ellas”, sostuvo el abogado.

Consultado por la situación del senador Andrés Allamand, quien es pareja de Cubillos y debe resolver si se abstiene o no de votar en caso de que el líbelo pase al Senado, el abogado fue tajante: “De verdad no me lo planteo, tengo la convicción jurídica de que no vamos a llegar a esa instancia”.

Durante la entrevista, Cox también detalló que fue la ministra quien lo llamó para pedirle que fuera su abogado: “No la conocía; entonces le digo ‘ministra usted tenga clarísimo que yo no tengo posibilidad de conseguirle ningún voto, hay gente mucho más calificada para eso (…) Ella me dijo no, no, ése no es tu trabajo. Yo quiero que tú seas porque eres litigante. Fue muy clara en decirme ‘a mí me interesa alguien que tenga el entrenamiento de un sistema oral y adversarial'” con casos complejos a nivel nacional e internacional.

/psg