El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, sale de vez en cuando con relatos de experiencias un tanto místicas, pues el viernes se le posó una mariposa en la camisa y no dudó en decir que se trataba de “el espíritu inmortal de nuestro comandante Hugo Chávez”, mientras que su público asentía.
“Me visitan las mariposas: debe ser que me reconocen como un mariposón”, bromeó además.Antes ya había subido un video sobre “el milagro de Dios” junto a mariposas.