Una nueva técnica de distancia cósmica ha ofrecido un valor de la constante de Hubble diferente “algo más alto que el valor estándar”, lo que hace que el Universo sea 2.000 millones de años más joven.

La científica de la Universidad de Queensland Tamara Davis explica en la revista ‘Science’ que las técnicas involucradas para alcanzar esta estimación son valiosas porque pueden “ayudar a establecer si se necesita una nueva física para explicar la discrepancia [Constante de Hubble], o si deberíamos buscar más detenidamente posibles errores sistemáticos en una o más mediciones”.

Desde que apareció, el Universo se ha expandido a un ritmo descrito por la constante de Hubble (H0). Sin embargo, el valor de H0 es objeto de controversia. Alrededor del año 2000, los astrofísicos habían alcanzado el valor de consenso de aproximadamente 70 +/- 5 km/s/ Mpc, pero recientemente, también se han sugerido estimaciones a ambos lados de ese valor.

“Esta discrepancia es difícil de explicar por cualquier error sistemático que se haya propuesto”, admite Davis. Los astrofísicos preguntan si deben invocar una nueva física para explicar la discrepancia, y las nuevas mediciones independientes de H0 son útiles para abordar las preguntas relacionadas.

Investigadores de Estados Unidos, Alemania, Países Bajos, Taiwán y Japón estudiaron la luz de galaxias distantes que coinciden directamente detrás de galaxias más cercanas. El campo gravitacional de la galaxia de primer plano distorsiona la luz de la galaxia de fondo, doblándola a través de múltiples caminos con diferentes longitudes.

Esta fuerte lente gravitacional también causa retrasos de tiempo entre las múltiples imágenes. Cualquier variación en el brillo de la fuente de fondo será visible en algunas partes de la lente gravitacional antes que en otras.

La medición de este retraso y las propiedades de las estrellas dentro de la galaxia con lente se pueden combinar para determinar el tamaño de la galaxia con lente, lo que a su vez permite medir la distancia del diámetro angular a la lente.

Los investigadores aplicaron esta técnica para medir la distancia del diámetro angular a dos sistemas de lentes gravitacionales y los usó como puntos de referencia para recalibrar una medición existente de H0, que reportan como 82 +/- 8 km/s/Mpc. En ese supuesto, la edad del Universo se rebajaría unos 2.000 millones de años sobre los 13.700 millones de años del valor de consenso.

Aunque la precisión estadística de su medición no es lo suficientemente buena como para resolver la discrepancia sobre el valor de H0, el método ofrece una nueva forma de atacar el problema. “Este método es insensible a las lentes causadas por pequeñas masas a lo largo de la línea de visión, lo que alivia una fuente potencialmente grande de incertidumbre sistemática”, escribe Davis.

/psg