Leo Pinheiro, uno de los hombres fuertes de OAS (empresa constructura brasileña), aseguró que se entregaron 100 millones de pesos para la campaña presidencial de Michelle Bachelet, en el año 2013.

De acuerdo a la información entregada por Folha de Sao Paulo, el empresario aseguró que la empresa temía perder la vigencia de un contrato para construir un puente en el sur de Chile – en el caso de un cambio de gobierno- por lo que Lula da Silva fue puesto al corriente del escenario y él mismo habría conversado con el expresidente Ricardo Lagos, quien habría garantizado que la empresa constructora brasileña continuaría en el trabajo.

Pinheiro aseguró también según el medio, que Lula solicitó el dinero para la campaña de Bachelet, específicamente 101,6 millones de pesos chilenos, los que fueron cancelados a través de un contrato ficticio firmado con la empresa Martelli y Associados, una vez que terminó la campaña.

Hay que recordar que según el Departamento de Justicia de EEUU, la constructora pagó unos 788 millones en comisiones ilegales en más de una decena de países. Hasta ahora el caso le costó el cargo al Presidente Pedro Pablo Kuczynski y llevó a la cárcel a Luiz Inácio Lula da Silva. En medio de este escándalo, Alan García se suicidó antes de ser detenido.

/psg