El presidente del Banco Central de Chile, Mario Marcel, también se refirió a la violenta alza que sufrió el precio del petróleo tras el ataque con drones a instalaciones de crudo de Arabia Saudita, que paralizó la producción del reino y que significó una disminución de un poco más del 5% de la oferta de este mercado a nivel mundial.

En conversación con el programa Pauta Bloomberg de Radio Pauta, si bien dijo que nunca es bueno que exista un aumento drástico en los precios de los combustibles, puso paños fríos sobre los posibles efectos en el largo plazo para la economía chilena.

“Tenemos que ir observando cómo evoluciona la situación y tenemos que estar preparados para reaccionar si que es necesario. Pero lo peor es tender a sobrerreaccionar sobre datos que son muy inmediatos”, dijo.

En esa línea, el presidente del Banco Central no ha visto hasta ahora que el terremoto en el mercado del petróleo haya golpeado a la cotización de otras materias primas como el cobre, la principal exportación del país.

“Es una situación que genera nerviosismo, genera incertidumbre, pero también hay que pensar que hay distintos actores que están preocupados de lo mismos y que a ninguno le interesa una escalada del precio del petróleo. Esto, en un momento que hay otros elementos de incertidumbre en el ambiente como lo son todos lo temas de la guerra comercial, Brexit, etc”.

40 horas

Al ser consultado por la participación del Banco Central en el debate de reducción de la jornada laboral a 40 horas de las diputadas del Partido Comunista, Camila Vallejo y Karol Cariola, Marcel se limitó a comentar que “nosotros planteamos una cosa que nos pareció un poco de sentido común, es una legislación importante”.

Sin embargo, no profundizó en su postura sobre la normativa ad portas de la celebración de Fiestas Patrias. “Esta es una época en que el parlamento va a estar en receso, vamos a ver cómo se reanuda la discusión de este tema”.

/psg