El expresidente de la constructora brasileña OAS, Léo Pinheiro, quien aseguró que se entregaron $ 100 millones a la campaña de la expresidenta Michelle Bachelet el año 2013, abandonó la tarde de este martes la cárcel para cumplir con reclusión domiciliaria nocturna.

Pinheiro, cuyas declaraciones fueron claves en la condena que llevó al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva tras las rejas, se encontraba recluido en la sede de la Policía Federal en la ciudad de Curitiba, en donde estuvo preso desde 2016,  hasta que Edson Fachin, el magistrado de la Corte Suprema que tiene a su cargo los casos de la Lava Jato, homologara el pasado viernes un acuerdo de cooperación del empresario con la justicia.

Ahora pasará dos años y medio en régimen semiabierto, podrá salir durante el día de su casa y estará obligado a volver a ella por las noches, y después pasará al régimen abierto, en el que solo tendrá que estar los fines de semana en casa.

/gap