No fue un día de acción para los chilenos en el inicio de la fase grupal de la Champions League 2019-2020. Si Alexis Sánchez se tuvo que conformar con ver desde el banco de suplentes el sufrido empate a 1 del Inter de Milán frente al Slavia Praga, más tarde Arturo Vidal tampoco ingresó en la igualdad sin goles en la visita del Barcelona ante el Borussia Dortmund, también por el Grupo F, denominado de la muerte de esta edición de la competencia.

Lo del volante nacional fue quizás más llamativo, debido a que al menos venía jugando los minutos finales en los últimos partidos del cuadro catalán. Sin embargo, esta vez el técnico Ernesto Valverde no consideró al seleccionado criollo y agotó los tres cambios de entrada en el segundo tiempo, a los 57‘, cuando ingresó el recuperado Lionel Messi.

Eso sí, a diferencia de lo sucedido con los neroazzurros, lo del conjunto blaugrana fue más positivo, porque rescató un punto en calidad de forastero, gracias al portero Marc-André ter Stegen, ante un duro rival en Alemania en un pobre encuentro que no cumplió totalmente con las expectativas.

A los 56′ el golero atajó un lanzamiento penal a Marco Reus que podría haberle dado la victoria a los germanos, finalistas de la “Orejona” en 2012-2013. En tanto, a los 78′ los dueños de casa tuvieron otra gran chance con un tiro de Julian Brandt, pero el travesaño impidió la conquista, mientras que a los 78′ Ter Stegen salvó otra vez en doble instancia.

Con este resultado, Inter, Slavia Praga, el Barcelona y el Borussia Dortmund quedaron con un punto en el arranque de la “Orejona”.

Ahora, el conjunto culé se enfocará en la Liga española, donde este sábado visitará al Granada (16:00 horas), por la quinta fecha. Por la Champions, el cuadro catalán volverá a la acción el próximo 2 de octubre cuando reciba al Inter de Milán, en un partido que podría ser un duelo de chilenos entre Vidal y Alexis.

/Eduardo Méndez Garín