“Supe que se iba a reemplazar a la Karlita Rubilar”, le comenta una vecina de Vitacura al alcalde de esa comuna, Raúl Torrealba (RN) cuando coinciden en el Parque Padre Hurtado, en plena celebración de las Fiestas Patrias. “Eso dicen”, responde el edil, no sin antes aclararle lo feliz que está en el municipio que administra desde 1996.

Sin embargo, en esta entrevista Torrealba se autodefine como una persona disciplinada. Dice que está dispuesto a asumir cualquier cargo público si es que así se lo pide su partido o el Presidente Sebastián Piñera. Eso incluye la intendencia Metropolitana que el próximo 25 de octubre podría quedar vacante si es que Rubilar finalmente decide competir por la gobernación.

El alcalde abordará formalmente el tema de su futuro en la comisión política de RN del lunes 23. “Debemos analizar el hecho de que van a renunciar cerca de 40 autoridades”, señala.

-¿A usted le gustaría ser intendente de la Región Metropolitana?
-No es mi tema.

-¿A qué se refiere con eso?
-Soy un disciplinado. Soy fundador de Renovación Nacional y presidente del estamento municipal del partido. Mi tema -y el tema de las personas que están en una situación similar a la mía como alcaldes, concejales, cores, gobernadores, parlamentarios- es que tenemos que entender que para reeditar un gobierno de Chile Vamos tenemos que estar todos dispuestos a todo. No es algo unilateral. Eso nos tiene mal en la política. Esos que se creen que tienen un derecho, ¡no!. esto es cosa de disciplina.

-Pero más allá de la disciplina un desafío debe ser atractivo para poder tomarlo…
-El desafío que más me atrae y que más a mano tengo es el de Vitacura porque esa es mi responsabilidad. Yo soy alcalde de Vitacura y lo hago con un compromiso gigante. La intendencia es una cosa que puede ocurrir porque en la política ocurren cosas que pasan de la noche a la mañana.

-¿Está dispuesto entonces a ser intendente metropolitano?
-Estoy dispuesto a aceptar. Y esta es la gran diferencia que tengo con algunos otros: yo estoy siempre dispuesto a aceptar las disposiciones de la verticalidad y de la autoridad que requiere esto, porque si no, esto se transforma en una pichanga.

-Se lo pregunto porque en RN han dicho que van a proponer su nombre al Presidente Piñera para suceder a Karla Rubilar.
-Insisto, estoy dispuesto a lo que me pida RN y lo que decida nuestro conglomerado.

-Si RN lo va a postular, imagino que usted está de acuerdo…
-No he hablado ni con Mario Desbordes (presidente de RN) ni con Felipe Cisternas (secretario general) del tema, ni con nadie de la Presidencia de la República. El lunes próximo (23 de septiembre) estamos citados a la mesa directiva y a la Comisión Política. Ahí vamos a discutir estas materias.

-¿Va a dar luz verde para que postulen su nombre?
-Quiero saber en qué términos me lo plantean. Pero mire, yo no nací alcalde ni voy a morir alcalde, ¿Qué digo con esto? No ando buscando ningún cargo, no tengo ambiciones políticas. Pero estoy dispuesto a trabajar para un nuevo gobierno de Chile Vamos. Agradezco mucho la confianza de mi partido y estoy muy contento. Y estoy disponible para ser intendente u otras cosas. Es un tema que tenemos que resolver. Le he dedicado los mejores 28 años de mi vida a la cosa pública, por lo tanto, no voy a esconder el brazo después de tirar la piedra. Repito: estoy disponible a cualquier cargo público.

-¿Qué le parece que la UDI esté pidiendo respetar los equilibrios políticos en caso de que la intendenta Rubilar renuncie a la intendencia? Van a pelear ese cargo.
-Me parece bien. La UDI está en todo su derecho. La Coca (Jacqueline) van Rysselberghe tiene que pelear por su partido y hace su pega, la hace bien y la aplaudo. Y Mario Desbordes va a hacer lo mismo con mi partido y Hernán Larraín Matte va a hacer lo mismo con Evópoli. Ahora por equilibrios políticos entendamos que es más macro la cosa, porque alguien podría decir: ‘si le doy al partido A la Región Metropolitana, le voy a tener que dar al partido B Bío-Bío’. Como yo soy zorro correteado en esto, sé que esos equilibrios tienen muchas interpretaciones.

-La decisión de aceptar la intendencia también pasa por dejar Vitacura, ¿cree que es momento de dar espacio a otros liderazgos?
-Todavía no he decidido si voy a ir a una reelección. Y lo digo derechamente: en este minuto la mitad de mí quiere ir a la reelección y la otra mitad está en duda. En mi familia tengo algunos que me apoyan mucho y otros que me dicen ‘papá, ya es hora de que des un paso al costado’. Ahora, una cosa que me ayudaría a resolver esto es si una persona de tremenda idoneidad, a la cual le tengo mucho respeto, manifiesta su interés: entonces estaría dispuesto a no ir a la reelección. En la elección anterior yo hable con tres personas por las que tengo gran respeto y ninguna quiso asumir. No soy monedita de oro. No me creo el cuento que soy el único gallo capaz.

-El ministro de Vivienda, Cristián Monckeberg ya dijo que no estaba dentro de sus desafíos Vitacura.
-Yo no propuse a Cristián Monckeberg, me parece un nombre perfecto, así como también pueden haber otros. Alguien del consejo actual de Vitacura.

-Si usted no se postula a alcalde de Vitacura, ¿el mecanismo debe ser una primaria?
-Por supuesto, salvo que hubiera un nombre que fuera una monedita de oro. Es más, si yo quisiera ir a una reelección por Vitacura estoy dispuesto a ir a una primaria. Aunque aclaro: si asumo otro cargo quien debería sucederme debería ser alguien de RN. Aquí me pongo la camiseta del partido.

/gap