La estadía de Luis Jiménez en Arabia Saudita se terminó de forma abrupta. El Al Ittihad canceló su contrato debido a varias amenazas de muerte que el “Mago” y su entorno sufrieron en algunas redes sociales. El enganche formado en las divisiones menores de Palestino, lamentablemente, no es el único que ha sufrido ese inconveniente.

Cómo olvidar la Copa América de Brasil 2019, que dio dos ejemplos. Uno fue el portero titular de la Selección de Chile, Gabriel Arias, quien debió cerrar su cuenta de Instagram a raíz de los descarnados insultos hacia él y su familia. “Las redes sociales le ganan a todo en velocidad: cualquiera puede escribir ahí, sea verídico  o no”, aseguró Reinaldo Rueda mientras ese problema estaba latente.

Sin ir más lejos, hubo un rival de la Roja que también sufrió esta consecuencia. La referencia es para Wiliam Tesillo, defensor colombiano del León de México que falló su remate en la tanda de penales ante Chile. “Ante estas amenazas sólo queda orar: hay que pensar que en el fútbol se puede ganar y perder”, comentó William Tesillo padre con mucha preocupación.

Y en los últimos días, la Premier League del fútbol inglés tomó cartas en el asunto. El escocés Andrew Robertson debió eliminar su Twitter a raíz de los insultos que recibió luego de la derrota del Liverpool frente al Napoli. Paul Pogba, por su parte, salió al paso de varios comentarios racistas tras fallar un penal. “La reunión ha sido productiva y hemos podido examinar problemas específicos de este inaceptable comportamiento”, publicó la Premier League en un comunicado.

/Eduardo Méndez Garín