Ziteng Wang, estudiante de la Facultad de Física de la Universidad de Sydney, detectó unas inusuales señales de las profundidades del corazón de la Vía Láctea utilizando el radiotelescopio ASKAP de CSIRO. Ahora los astrónomos están buscando más evidencia para enteder qué (o incluso quién) podría estar emitiéndolos.

El centro de la Vía Láctea es un lugar misterioso. Los astrónomos creen que hay un agujero negro supermasivo allí, aunque podría ser materia oscura. La región está densamente poblada de estrellas, dominada por gigantes rojas. Y debido a todo el polvo entre la Tierra y el centro galáctico, no podemos ver nada con luz visible, luz ultravioleta o rayos X de baja energía.

Pero pese a ello, se pueden detectar ondas de radio, y hay algunas inexplicables que vienen del centro de la galaxia y aumentan el misterio.

Ahora, Wang y su equipo de astrónomos descubrieron una fuente transitoria de ondas de radio en el centro de la Vía Láctea, a la que bautizaron ASKAP J173608.2-321635. El equipo de investigadores presentó sus hallazgos en un artículo publicado en The Astrophysical Journal.

El equipo sabía que habían encontrado algo extraordinario. “Mirando hacia el centro de la galaxia, encontramos ASKAP J173608.2-321635, llamado así por sus coordenadas”, dijo la coautora, la profesora Tara Murphy. “Este objeto fue único en el sentido de que comenzó siendo invisible, se volvió brillante, se desvaneció y luego reapareció. Este comportamiento fue extraordinario“.

“La propiedad más extraña de esta nueva señal es que tiene una polarización muy alta. Esto significa que su luz oscila en una sola dirección, pero esa dirección gira con el tiempo“, dijo ZIteng Wang. “El brillo del objeto también varía drásticamente, en un factor de 100, y la señal se enciende y apaga aparentemente al azar. Nunca habíamos visto nada igual “.

¿Qué es? Hay muchos tipos diferentes de estrellas y objetos variables en el cielo. Emiten luz variable en todo el espectro.

¿Podría ser una estrella de baja masa o un objeto subestelar? ¿Podría ser un púlsar o una magnetar transitoria? Según los autores, ninguna de esas posibilidades coincide con las observaciones.

“Al principio pensamos que podría ser un púlsar, un tipo muy denso de estrella muerta giratoria, o un tipo de estrella que emite enormes llamaradas solares. Pero las señales de esta nueva fuente no coinciden con lo que esperamos de este tipo de objetos celestes “, dijo Wang. El objeto está muy polarizado, como un púlsar, pero el equipo no detectó pulsaciones en sus datos.

También consideraron como fuente a los magnetares, que son estrellas de neutrones con campos magnéticos extremos. Pero los datos tampoco coincidían con lo que sabemos sobre los magnetares. “Todos los radio magnetares muestran grados muy altos de polarización, pero sus espectros de radio planos, en contraste con lo que vemos para ASKAP J173608.2? 321635, hacen que un magnetar sea una interpretación poco probable”, escribieron en su artículo.

El equipo detectó seis señales de radio del objeto en el transcurso de nueve meses. Cuando buscaron el objeto a la luz visible, no encontraron nada. Entonces decidieron intentar detectar el objeto con otro radiotelescopio en Australia, el Observatorio Parkes. Pero tampoco encontraron nada.

Tara Murphy, otra de las científicas del descubrimiento, dijo que “afortunadamente, la señal regresó, pero descubrimos que el comportamiento de la fuente era dramáticamente diferente: la fuente desapareció en un solo día, a pesar de que había durado semanas en nuestras observaciones ASKAP anteriores”.

Sin embargo, este nuevo descubrimiento no reveló mucho más sobre los secretos de esta fuente de radio transitoria.

Tuvieron suerte. La señal regresó. Pero no de la manera que esperaban.

La imagen muestra el lugar en que los astrónomos detectaron la señal. Foto: U. de Sydney

“Afortunadamente, la señal regresó, pero descubrimos que el comportamiento de la fuente fue dramáticamente diferente: la fuente desapareció en un solo día, a pesar de que había durado semanas en nuestras observaciones ASKAP anteriores”, dijo Murphy.

La detección de la señal transitoria fue un impulso para el equipo, pero no les ayudó a identificar la naturaleza de la fuente. El equipo pensó que podría ser un tipo de objeto llamado Radio Transitorio del Centro Galáctico (GCRT, su sigla en inglés). El nuevo objeto fue detectado a solo cuatro grados del centro galáctico. Compartía algunas similitudes con un GCRT, pero el problema es que los astrónomos tampoco saben exactamente qué es un GCRT.

“La información que tenemos tiene algunos paralelos con otra clase emergente de objetos misteriosos conocidos como Radio Transitorios del Centro Galáctico, incluido uno denominado ‘burper cósmico’”, dijo el co-supervisor del estudio de Wang, el profesor David Kaplan de la Universidad de Wisconsin (EE.UU).

Esta imagen de la parte central de la vía láctea muestra una región de 1000 x 500 años luz y fue tomada con el telescopio meerkat estacionado en Sudáfrica, un sistema que consta de 64 antenas de radio

“Si bien nuestro nuevo objeto, ASKAP J173608.2-321635, comparte algunas propiedades con los GCRT, también hay diferencias. Y realmente no entendemos esas fuentes, de todos modos, por lo que esto se suma al misterio“.

Por ahora, el nuevo objeto seguirá siendo un misterio. Las futuras instalaciones tendrán más potencia y sensibilidad. El propio SKA australiano es solo una pieza del eventual Square Kilometer Array, un radiointerferómetro internacional que estará compuesto por miles de antenas de plato en todo el mundo. Debería estar en línea en la próxima década.

Imagen de infrarrojos compuesta del centro galáctico de la vía láctea. muestra nuevos detalles en estructuras complejas en el gas ionizado caliente que gira alrededor de los 300 años luz centrales

Los estudios futuros descubrirán más datos sobre este nuevo objeto y otros similares. ¿Resultará ser un Transitorio de Radio del Centro Galáctico?

“ASKAP J173608.2? 321635 es además notable por su ubicación hacia el GC, aunque todavía no sabemos si eso es una coincidencia o si esa ubicación está relacionada con su naturaleza: podrían surgir preguntas similares sobre las fuentes del GCRT. Las búsquedas exhaustivas futuras cuantificarán el número exacto de tales fuentes en diferentes lugares del cielo “, escribieron los autores de la investigación.

/psg