La Corporación Nacional Forestal (Conaf) salió al paso de la polémica iniciada a principios de este mes, cuando el ministro de Bienes Nacionales, Felipe Ward, anunció que Bernard Keiser podrá seguir con sus excavaciones en el Parque Nacional Archipiélago de Juan Fernández, específicamente en el sector de Puerto Inglés.

El historiador holandés busca un supuesto tesoro español del siglo XVIII.

El organismo señaló a través de un comunicado que la autorización se entregó teniendo presente que esta actividad estará limitada a un terreno de 400 metros cuadrados, “el que ha sido debidamente analizado y aprobado por los organismos competentes en la materia hace más de 20 años”.

Asimismo, recordó que el proyecto cuenta con las autorizaciones medioambientales pertinentes del Servicio de Evaluación Ambiental, ratificadas por la Superintendencia de Medio Ambiente.

“La Conaf y los representantes del señor Keiser firmaron un protocolo de acuerdo, que busca extremar los cuidados del área en el lugar donde se emplaza el proyecto, más allá de lo que determina la ley medioambiental” agrega.

El protocolo cuenta con variados puntos, entre los cuales la Corporación destacó cuatro. En primer lugar, las actividades autorizadas solo podrán desarrollarse en el área indicada en la Resolución de Calificación Ambiental.

También, antes de iniciar las excavaciones, el titular del proyecto deberá presentarse en la administración del Parque Nacional para individualizar a los profesionales y trabajadores que se contraten, y tomar conocimiento de las precauciones, normativas, conductas, reglamentaciones, cuidados de los bienes materiales e inmateriales.

En tercer lugar, informó que las actividades se realizarán septiembre y abril del próximo año, conforme lo establecido en las Resoluciones de Calificaciones Ambientales y consultas de pertinencias asociadas al proyecto.

Por último, añade que “se deberá informar a la Conaf toda acción, del titular, detectada en el área de realización de sus actividades que signifiquen hallazgos relevantes y el deterioro o menoscabo del Parque Nacional, como asimismo deberá abstenerse de ejecutar cualquier actividad que signifique un deterioro a este, sobre todo en lo que diga relación con el uso del fuego y sus regulaciones legales”.

En tanto, señalaron que la vigencia del protocolo “está supeditada al período de duración de la autorización otorgada por el Servicio de Evaluación Ambiental y a que el Keiser cuente con los permisos vigentes pertinentes y que dé cumplimiento a la normativa legal y reglamentaria referente al cumplimiento de las actividades indicadas”.

Por último, la Corporación aseguró que su “principal preocupación es la conservación y protección de los valiosos recursos naturales y culturales que albergan en las Áreas Silvestres Protegidas del Estado, entre ellas, Juan Fernández”.

/psg