Aparentemente en calma y dando tiempo a las preguntas de los presentes, el suspendido fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, abordó las últimas decisiones del nacional Jorge Abbott.

Y es que la máxima autoridad del ente persecutor resolvió, en casi 40 páginas y sobre la base a lo que tildó como un “mal comportamiento y negligencia manifiesta en el ejercicio de sus funciones”, imponer la máxima sanción contemplada para un miembro del Ministerio Público, consistente en la suspensión del ejercicio del cargo por un plazo de dos meses con un goce de media remuneración.

Así también, solicitó ante la Corte Suprema iniciar el proceso de remoción. Todo ello, en el marco de un proceso administrativo llevado en contra del regional y que implicó la imputación de cinco cargos, entre ellos uso del sistema interno para fines particulares, no iniciar investigaciones por filtraciones a la prensa y haber instruido la falta de apoyo en una audiencia.

“La resolución resulta sorpresiva en cuanto se pretende aplicar dos sanciones por un mismo hecho. La verdad que esto es de naturaleza bastante insólita por decir lo menos”, partió señalando Arias.

Aseguró que el proceso ha “estado plagado de irregularidades, ilegalidades y actuaciones inconstitucionales”, señalando, como ejemplo, que el plazo máximo de investigación es de dos meses y que ya lleva cinco suspendidos.

También que hay “antecedentes que, a continuación de una reapertura ilegal, se ha presionado indebidamente a testigos para obtener declaraciones que me perjudicaran”, evitando dar detalles de los casos y criticando además que aquello no ha sido indagado.

“Yo soy fiscal hace ya más de 19 años. He perseguido delincuentes durante toda mi carrera. Delincuentes muy peligrosos, muy poderosos. Fui amenazado de muerte, estuve nueve años con protección policial permanente y nunca me amedrenté”, acotó.

Y agregó: “Estas resoluciones ilegales y arbitrarias no me van a amedrentar y voy a luchar por lo que considero justo hasta el final que es mi inocencia. Recurriremos a todas las instancias, tribunales nacionales e internacionales, reclamando por estas actuaciones. Por eso estamos bastante conformes y confiados que al fin esto va a llegar a conocimiento de la Corte Suprema”.

Arias aludió así a Abbott y los dos regionales que debieron investigarlo administrativa y penalmente, los fiscales Alberto Ayala y Eugenio Campos, respectivamente.

“Al fin esto va a llegar al Poder Judicial, un poder independiente e imparcial. Al fin esto sale desde la esfera de la fiscalía, desde la esfera de Abbott, Campos y Ayala, al fin será conocido por tribunales, públicamente”, recalcó.

En tanto, para este viernes está agendada una audiencia de formalización por violación de secreto y delitos informáticos.

Según Arias, los hechos imputados no serían constitutivos de ilícitos y aseguró que tras dicha cita dará más detalles de las presiones denunciadas y otros hechos.

/psg