A eso del mediodía se le puede ver casi diariamente caminando a Francisco Frei Ruiz-Tagle por calle Moneda, en pleno centro de Santiago.

En un antiguo edificio frente al Paseo San Agustín y frente a una sucursal del Banco de Chile se ubican las oficinas de Almacenes de Depósitos Nacionales S.A. (Almadena), compañía dedicada al negocio de warrants y que por años fuera pieza clave del engranaje empresarial que constituyó junto a su esposa Marta Ana María Paz Quesada, pero que hoy atraviesa por una profunda crisis financiera. Ello, desde antes que el ex director de TVN se autoinculpara de falsificar la firma y huellas dactilares de su hermano Eduardo, solicitando créditos a nombre de la sociedad de inversiones del exmandatario y su esposa (Marta Larraechea). Una pesada mochila de deudas por $7.022 millones, obligaron al menor de los Frei Ruiz-Tagle a solicitar la liquidación voluntaria de la compañía con 40 años de historia.

En medio de la debacle, el pasado 17 de septiembre y previo a la celebración de Fiestas Patrias, el aún gerente general de la empresa sorprendió a los pocos empleados que siguen asistiendo a las oficinas de Almadena. El hermano del expresidente presentó una licencia médica que establece un “reposo total por 21 días”. Si bien el escrito que llegó vía electrónica no establece el detalle de la enfermedad que lo aqueja, sus cercanos hace semanas lo ven muy complicado de salud.}

A pesar de ello, el ejecutivo ha continuado asistiendo a las oficinas de la empresa de manera regular. Según cuentan sus empleados –que ya no cuentan con computadores y sólo van a la oficina para que les paguen sus remuneraciones pendientes– “el jefe” les ha pedido expresamente “colaboración” a fin de entregar la compañía de manera ordenada al liquidador que sería nombrado en los próximos días.

Detrás de la licencia médica habría una serie de problemas siquiátricos. Según publicó El Líbero, en su segunda autodenuncia ante la fiscalía, Francisco Frei adjuntó dos informes médicos que revelaron “patologías neurológicas y siquiátricas”. En uno de ellos, su médico siquiatra tratante explicó que el empresario sufre desde 2013 de un “trastorno depresivo recurrente” y “episodio depresivo severo actual”. El especialista detalló que “el cuadro se inicia en relación a problemas laborales”.

Embargos en pausa

Mientras por un carril distinto corren los embargos que han ordenado tribunales y los esfuerzos de bancos y factoring por notificar al propio Francisco Frei, como representante legal de Almadena y su sobrina Magdalena –hija de Eduardo–, gerente general de Inversiones Saturno S.A. de las deudas que contrajo su tío para sus negocios personales. En más de una ocasión han acudido a los domicilios de ambos sin obtener éxito.

A la fecha, tres tribunales en primera instancia han ordenado el embargo de bienes a la sociedad de la familia Frei Larraechea. Detrás de las acciones están Finameris Servicios Financieros, Nuevo Capital y Omega Factoring, las cuales suman en total $486 millones. Sin embargo, mientras no se lleve a cabo el proceso de notificación, las demandadas se mantienen paralizadas.

Por lo mismo, los factoring han aumentado la presión en contra de ambos y han solicitado derechamente llevar adelante este procedimiento a través de carta certificada, apelando lo establecido en el artículo 44° del Código de Procedimiento Civil.

Sólo a modo de ejemplo, en dos ocasiones un procurador judicial ha acudido al domicilio de Francisco Frei ubicado en Calle Hermanos Cabot, comuna de Las Condes para notificar una demanda de Finameris por $159 millones, pero sus esfuerzos han resultado en vano.

“No he podido cumplir ya que en esos momentos no se encontraba, me consta que es su domicilio y morada, y que se encuentra en el lugar del juicio, por haberlo manifestado además, una persona adulta de dicho domicilio, de sexo masculino, quien excusó dar su nombre (conserje), informándome que el (la) demandado(a) vive en dicho domicilio”, consignó a través de un escrito.

El abogado detrás de la auditoría

Una de las primeras medidas que tomó la familia del expresidente Frei al enterarse de la autodenuncia y los ilícitos que reconoció su hermano Francisco, fue encomendar una auditoría a la gestión de este último sobre Inversiones Saturno. Si bien a la fecha aún no se conocen los resultados, poco a poco surgen más detalles sobre la trastienda de dichas acciones.

En este proceso el núcleo del clan Frei Larraechea ha contado con la asesoría de los abogados Guillermo Mackenna Rueda y Lisandro Serrano Romo, socios del estudio Vial-Serrano. Este último es quien habría recomendado a un experto en materia de auditoría forense con experiencia en este tipo de conflicto.

De hecho, otras fuentes detallaron que desde un principio Serrano ha colaborado en el ordenamiento de poderes y registros notariales de Inversiones Saturno. El abogado cuenta con experiencia en PwC (PricewaterhouseCoopers) y es profesor de la cátedra de Derecho Tributario en programa de Firmas Aplicadas y de la cátedra de Administración de Empresas Familiares en ESE Business School, Universidad Los Andes.

Sin embargo, el nombre del auditor es guardado bajo estricto secreto por parte de la familia, que cuenta también con la asesoría comunicacional de la agencia Extend de propiedad de las hijas de Belisario Velasco (Pilar y Marilú), quien fuera subsecretario del Interior entre los años 1990 y 1999. Justamente en el último sexenio, formó parte del gabinete del expresidente Frei.

/psg