El presidente Sebastián Piñera se refirió desde Nueva York a la polémica que se generó luego que se conociera la declaración de un empresario brasileño investigado por corrupción, quien aseguró que mientras era controlador de la constructora OAS donó $100 millones a la campaña de Michelle Bachelet en 2014.

En conversación con CNN Chile, el mandatario señaló que “hay muchas cosas” que pasarían durante las campañas y que -según afirmó- los candidatos desconocen.

“Hay muchas cosas que pasan en las campañas que los candidatos no saben, y yo, por tanto, pienso que en esta materia, como lo ha dicho nuestro Gobierno desde el primer día, no tenemos ningún antecedente que nos permita, a esta altura, establecer responsabilidades. Eso le corresponde a la Fiscalía y a la Justicia, y espero que actúen en forma rápida y lleguen a la verdad”, puntualizó.

Consultado por la licitación del puente Chacao a la firma brasileña OAS durante su mandato, el jefe de Estado fue enfático al señalar que todo estaba en regla.

“Le aseguro que esa licitación, que se hizo de forma transparente, fue totalmente ajustada a derecho y a las normas de probidad”, aseveró.

Según la información revelada por la prensa brasileña, The Intercept Brasil y el Folha de Sao Paulo, Leo Pinheiro, acusado por corrupción y excontrolador de la constructora OAS, declaró por la causa judicial en Brasil que había aportado 101,6 millones de pesos a la campaña presidencial de Michelle Bachelet de 2013.

Al respecto, en entrevista con el canal Mega, Piñera reiteró la defensa a Bachelet señalando que “ha dicho que ella, personalmente, no ha estado involucrada, y no tengo por qué no creerle, pero es el momento de que hablen la Fiscalía y la Justicia”.

“Espero que la Fiscalía y la Justicia investiguen, describan la verdad y tomen las medidas que correspondan”, reiteró.

Pinheiro se acogió a un acuerdo de delación compensada en Brasil, lo que le permite reducir la condena por sobornos a cambio de entregar información. En ese contexto, dio datos de la supuesta colaboración de OAS con gobiernos de toda América Latina.

Según estos antecedentes, Pinheiro tenía miedo de perder el contrato para la construcción del puente sobre el Canal del Chacao, que OAS se había adjudicado con Hyundai.

Por ello habría contactado a Luiz Inácio Lula Da Silva, expresidente brasileño, quien habría hablado con Ricardo Lagos Escobar para tratar el aporte.

El pago se habría realizado a través de un contrato ficticio de asesoramiento a la empresa Martelli y Asociados, del entonces recaudador de la campaña de Bachelet, Giorgio Martelli.

Esto habría ocurrido cuando la campaña ya había terminado, pero todavía se debían saldar algunas deudas.

Recordemos que la alta comisionada para Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, descartó “tajantemente” haber tenido o tener una vinculación con OAS.

“Mi verdad es la misma de siempre. Yo no he tenido nunca vínculos con OAS ni con ninguna otra empresa”, aseguró.

Críticas “malintencionadas”

En otro tema, y consultado sobre el acuerdo de Escazú, el presidente Piñera reiteró los cuestionamientos que ha hecho su Gobierno, argumentos que ha esgrimido para negarse a firmar el pacto.

“El lenguaje es muy vago y laxo, y permitiría que países o personas puedan demandar a Chile ante los tribunales internacionales”, criticó.

De paso, Piñera respondió a la directora ejecutiva de Greenpeace International, Jennifer Morgan, quien había declarado que al mandatario aún le faltan acciones por realizar para merecer el Global Citizen Award que recibió la noche del lunes.

Al respecto, el jefe de Gobierno dijo que Chile se merece el premio porque fue “uno de los primeros países en comprometerse con ser carbono neutral” y además es “un país que tiene el 42% de sus mares protegidos, un país que fue de los primeros que prohibió las bolsas plásticas, que ejerce un liderazgo, como se demuestra en esta participación en la Asamblea de la ONU”.

“Es una opinión tremendamente mal informada o malintencionada”, comentó el mandatario.

/psg