Entre los meses de diciembre de 2017 y marzo de 2018, ‘The New York Times’ publicó tres videos supuestamente desclasificados que mostraban a pilotos de la Marina de los EEUU siguiendo a algunos fenómenos aéreos inexplicables.

Foto: Foto: iStock.

Las misteriosas naves se movían a velocidades hipersónicas, viajando a decenas de miles de metros sobre la Tierra sin alas, motores o signos visibles de propulsión. ¿Eran extraterrestres? ¿Drones de alta tecnología? Los militares no tenían idea, y, según una declaración reciente de los funcionarios de inteligencia, tampoco la tiene el gobierno americano.

En una declaración publicada en ‘The Black Vault’, Joseph Gradisher, portavoz del Subjefe de Operaciones Navales para la Guerra de la Información, anuncia que la Marina considera oficialmente a estas naves que aparecen en los vídeos como “fenómenos aéreos no identificados”.

Nadie asegura que estas naves misteriosas tengan algo que ver con los visitantes extraterrestres: simplemente no pueden ser identificadas

Eso significa que las espeluznantes imágenes son auténticas, y que los objetos, que se detectaron en espacios aéreos restringidos de entrenamiento militar en 2004 y 2015, no debían estar allí. Aún no se han identificado con éxito como ningún tipo de vehículo conocido, pero tampoco puede afirmarse que sean extragalácticas.

Publicados por error

Según la web, los videos pueden haber sido lanzados incorrectamente por un exempleado del Pentágono que había solicitado permiso para compartirlos en varias agencias gubernamentales como parte de una base de datos sobre vehículos aéreos no tripulados (UAV) que supuestamente estaban recopilando. “El trabajador obtuvo permiso para compartirlos con “uso exclusivo del gobierno” y no para su lanzamiento público, por lo que fue un error”, asegura Gradisher.

¿Qué está tratando de retener la Marina específicamente? Solo algunas peripecias aéreas muy extrañas. En un incidente grabado hace quince años, por ejemplo, los objetos no identificados “aparecieron repentinamente a 24.500 metros y luego se precipitaron hacia el mar, parando finalmente a 6.000 y flotando. Después desaparecieron del radar y volvieron a despegar”, aseguran en ‘The New York Times’.

¿De dónde vienen?

Para ser claros, nadie segura que estas naves misteriosas tengan algo que ver con los visitantes extraterrestres; simplemente no pueden ser identificadas o explicadas por el conocimiento aeronáutico actual. ¿Te conformas con esta premisa? ¿No? Este tipo de cosas probablemente suceden mucho más a menudo de lo que creemos y algunos expertos afirman que pueden ser experimentos tecnológicos secretos de algunos países.

“El trabajador obtuvo permiso para compartirlos con ‘uso exclusivo del gobierno’ y no para su lanzamiento público”

Por ejemplo, hace unos meses la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa reveló que unos misterios “fenómenos aéreos inexplicables” que sobrevolaban Kansas se trataban del proyecto DARP de alto secreto denominado programa “dubbed Adaptable Lighter Than Air” (ALTA), desarrollado para probar vehículos más ligeros de gran altitud y capaces de volar con pequeñas cargas a más de 22.000 metros.

Tenemos claro que con la inmensidad del universo hay una probabilidad bastante alta de que no seamos el único planeta con vida, pero todavía no sabemos cómo comunicarnos o simplemente no los hemos encontrado. Por ahora, habrá que esperar.

/psg