Consumado el empate frente a Estudiantes, y sin tiempos de descanso porque el jueves se viene River por la Copa Argentina, Racing empezó la semana preocupado por Gabriel Arias. El arquero de la Academia debió salir del campo a los 34 minutos del segundo tiempo y el primer informe hablaba de una dolencia costal. El propio Pizzi había confirmado que había llegado al partido con ese problema y este lunes por la mañana el cuerpo médico confirmó el grado de la lesión. Y por suerte respiró aliviado.

Arias salió lesionado.
La salida de Arias había causado preocupación en todo Racing.

Los estudios arrojaron que Gaviota sólo padece un edema en la zona afectada. No hay ningún problema óseo y su evolución se seguirá día tras día hasta llegado el momento de enfrentar a River. Por lo pronto, en estas primeras 24 horas ya se vieron algunas mejorías. No es descabellado pensar que el arquero finalmente terminará disputando la final. Eso sí, no hay modo alguno que llegue al 100% y hasta podría ser infiltrado en caso de seguir sintiendo molestias. Este lunes trabajó en kinesiología producto de este traumatismo costal.

“Arias está con una molestia por un choque en un entrenamiento, estuvo con tratamiento toda la semana. Siempre hay que agradecer cuando a pesar del dolor el jugador quiere estar, ojalá no sea nada”, dijo Juan Antonio Pizzi tras el 0-0 frente al Pincha. Hasta las palabras del entrenador, no se había hecho público el contratiempo que había sufrido el arquero.