El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha acordado este viernes enviar una misión independiente a Venezuela para que investigue las supuestas ejecuciones extrajudiciales y torturas, así como otras violaciones de los derechos humanos cometidas en el marco de la crisis que vive el país.

La resolución ha sido aprobada con 19 votos a favor, de los países latinoamericanos y europeos, que forman parte del Consejo de Derechos Humanos y Australia, 21 abstenciones y siete votos en contra, los de Cuba, China, Camerún, Egipto, Eritrea, Filipinas y Arabia Saudí.

El órgano de la ONU “condena enérgicamente todas las violaciones y abusos de las normas internacionales de Derechos Humanos y urge a las autoridades a liberar inmediatamente a todos los presos políticos y otras personas privadas arbitrariamente de su libertad”, reza la resolución firmada.

Además, urge al régimen de Nicolás Maduro a facilitar la puesta en marcha de la misión de investigación y a “garantizar acceso inmediato y total” a sus integrantes para que puedan entrar y moverse por territorio venezolano.

El Consejo de Derechos Humanos ya aprobó este jueves una resolución en la que urgía al régimen de Nicolás Maduro a adoptar las recomendaciones formuladas por la Alta Comisionada de la ONU para esta materia, Michelle Bachelet, para superar la crisis política y humanitaria que sufre Venezuela.

Seis países, entre ellos Perú, Brasil y Argentina, votaron en contra, algunos de ellos porque consideraban que el texto era demasiado indulgente con el Gobierno de Maduro y avanzaron que este viernes presentarían otra resolución pidiendo una “comisión internacional de investigación”.

El informe Bachelet

Resultado de imagen para bachelet maduro

La jefa de Derechos Humanos de la ONU realizó en junio una visita a Venezuela tras la cual publicó un informe en el que acusa al régimen chavista de reducir el espacio democrático e incumplir su obligación de garantizar la comida y la atención médica, recomendando medidas para revertir esta “compleja” situación “de inmediato”.

En una reciente comparecencia ante el Consejo de Derechos Humanos, Bachelet indicó que la situación humanitaria “sigue afectando a millones de personas en Venezuela con claros impactos desestabilizadores en la región” y denunció casos de ejecuciones extrajudiciales y torturas y falta de acceso a la comida y la atención médica.

Caracas ha calificado de “errático” este informe porque, entre otras cosas, considera que se basa en fuentes poco fiables. El texto fue elaborado a partir de 558 entrevistas con víctimas y testigos de las “graves vulneraciones” de los Derechos Humanos en Venezuela y otros ocho países, así como en datos de la ONU y ONG.

/psg