“Fue como una violación”: los impactantes detalles del violento robo a alcaldesa de Codegua

El pasado 18 de septiembre, María Silva salió cerca de las 18 horas de su casa para inaugurar las ramadas en la comuna. “Cuando estábamos ahí, me di cuenta que se me había quedado mi chaqueta en la casa, entonces le pido a mi chofer si puede ir a buscarla porque tenía frío, además le pido que me deje las luces encendidas. A eso de las 22:40 horas regreso a mi casa junto a mi chofer y nos percatamos que las luces están apagadas y que mis dos perritos estaban en la vereda. Ahí dije al tiro ‘me entraron a robar’”.

Evidentemente nerviosa, la alcaldesa cuenta que abrió la puerta y encendió la luz “con mucho miedo de que los tipos siguieran ahí”.

“Empecé a mirar todo, noté que faltaba el televisor -que todavía estoy pagando- y que la puerta hacia el patio de atrás estaba abierta. La verdad es que quedé en shock, me desestabilicé y no quise mirar mucho hacia mi pieza que estaba toda revuelta. Lo que sí me di cuenta es que me dejaron un cuchillo de 40 centímetros en las almohadas“, relata a El Dínamo en su oficina en la alcaldía.

En ese contexto, Silva señala que los delincuentes no se llevaron una gran parte de las cosas de valor que estaban en la vivienda, por lo que siente que “fue como un robo con ‘cariño’. Quisieron dejarme el mensaje así como:’entramos esta vez, te sacamos estas cosas, pero vamos a volver. Esa es la sensación que me quedó”.

La jefa comunal destacó que “no me importa recuperar mis cosas. Sé que no las voy a recuperar, sé que no voy a recuperar la seguridad que tenía antes. Alguien estuvo ahí, vio tu intimidad, tomó tus cosas. Los primeros días no pude dormir en mi pieza. Dormía en la de mis hijas, muy asustada, con la tele y la luz prendida”.

Pero esta historia comenzó antes, el 29 de agosto, cuando la alcaldesa de Codegua recibió fotos de vecinos denunciando que unos sujetos a bordo de una camioneta, propiedad de los traficantes que operan en la zona, se estaban robando ventanales de unas viviendas sociales en construcción.

En conversación con El Dínamo, la alcaldesa contó que “yo le pedí a la empresa de los ventanales que denunciara la situación, pero no querían porque tenían miedo. Ya les habían robado en varias ocasiones. Finalmente hacen la denuncia y yo publico un video -que se viralizó rápidamente y tuvo muchas reproducciones- explicando los hechos y emplazando a los narcos. Les decía ‘yo no les voy a aguantar más, los quiero fuera de mi comuna, son unas ratas’”.

“Al otro día, llegó la gobernadora (de Cachapoal, Ivonne Mangelsdorff) con las policías, preocupados por el hecho delictual que estaba ocurriendo, entonces les entregué todos los antecedentes de cómo operaban las dos bandas, mapas de dónde estaban, entre otros datos”, relata.

Pero tras formalizar las denuncias, en vez de mejorar la situación en la comuna, se desencadenarían una serie de amenazas en su contra.

“El domingo de esa semana, fui a una carnicería de la comuna, que es bien concurrida, y me intercepta uno de los narcos delante de toda la gente y me habló con una familiaridad que a mí me llamó la atención”, relata.

Y agrega: “Me dice ‘oye Ana, sabi’ que quiero hablar contigo’, a lo que yo respondo que no hablo con delincuentes. En ese momento me corro hacia el lado para pasar, pero atrás de él estaban sus ‘perros’. Entonces me repite: ‘oye loca, te estoy diciendo que quiero hablar con vo po‘. Lo volví a increpar y le dije que no hablaba con delincuentes, que no le tenía miedo, lo empujé y me fui”.

“Desde ahí comenzaron amenazas como solapadas, algunas personas me decían que tuviera cuidado porque me iban a reventar la casa, pero yo nunca pensé que eso era verdad. Yo pensaba que perro que ladra no muerde y que no pasaría nada…”.

Sin coordinación, ni seguridad

En materia de seguridad, la comuna de Codegua, ubicada en la Región de O’Higgins, se encuentra funcionando a media máquina, ya que existe sólo una patrulla policial, la cual se encuentra en panne, por lo que utilizan una prestada. Esto, además del hecho que cuentan con un carabinero por cada 1.200 habitantes.

“Nosotros hemos hecho plazas de 500 millones de pesos que están en plenas poblaciones, y los narcos dejan sus caballos ahí y la gente no puede ocupar las plazas; cuando vamos e iluminamos las calles, ellos (narcos) van y quebran los focos, les disparan; rompen la infraestructura de la comuna”, acusa la alcaldesa.

Silva explica que la mayoría de los habitantes prefiere no denunciar este tipo de situaciones por el temor que han sembrado las bandas de narcotraficantes.

El presidente de la DC, Fuad Chahín, y la alcaldesa de Codegua, Ana María Silva, se reunieron con Andrés Chadwick para abordar el asalto que sufrió luego que denunciara públicamente a narcotraficantes de su comuna.

De acuerdo a los datos del Centro de Estudios y Análisis del Delito (CEAD), en lo que va de 2019 se han registrado 326 denuncias por diversos ilícitos en Codegua.

Mientras que se han llevado a cabo 378 procedimientos policiales, de los cuales 163 corresponden a delitos de mayor connotación social.

En esa línea, Silva asegura que todos los años la comuna debe postular al Fondo Nacional de Seguridad Pública. Sin embargo, éste se distribuye con un criterio político técnico.

“Codegua ha quedado dos años en los primeros lugares por la urgencia y necesidad de los recursos, pero nunca nos han dado la plata, se la dan a comunas que tienen menos puntaje y más recursos que nosotros. No lo entiendo”, es parte de la queja de la alcaldesa.

Respecto a la distribución de las fuerzas policiales, que algunos alcaldes han calificado de “clasista”, Silva señala que es un problema más profundo de lo que parece, debido a que afecta a todo el país, y que la forma de solucionarlo es por medio de un acuerdo entre todas las entidades a cargo de la seguridad pública.

No hay una coordinación entre las policías, ni los distintos organismos. No hay un gran pacto nacional de lo que vamos a hacer respecto a la seguridad”, en un tono más irónico, la alcaldesa argumenta que “acá cada uno hace su pega, aislados, cada uno con su isla y mientras lo hagan bien, sean ‘responsables’ y lleguen más o menos temprano, no hay problema. Pero no es así, aquí tiene que haber un compromiso real respecto a este tema que es uno de los importantes que le preocupa a la ciudadanía, junto con el tema del medio ambiente”.

La política “machista”

La alcaldesa Silva, militante de la DC, también se refirió a la gestión del Presidente Sebastián Piñera, destacando que calificaría su mandato con nota 2.

“Creo que ha sido muy ineficiente. Cuando él dijo que ‘se le había acabado la fiesta a los delincuentes’, pensé que podría ser algo bueno. Yo no voté ni trabajé por él, pero lo respeto porque es el Presidente de la República, pero creo que en el tema de seguridad pública ha faltado mucho. Pensé que iba a hacer más de lo que ha hecho hasta ahora, y la verdad es que ha sido una decepción, como a muchos chilenos que tiene decepcionados”.

Por otra parte, y en relación a la gestión de las 40 alcaldesas a lo largo del país, Silva explica que está contenta con que cada vez sean más las mujeres que participan en la política. Sin embargo, asegura que aún está latente el machismo en los partidos.

“No voy a desmerecer a los hombres, para nada, pero siento que las mujeres somos mucho más ordenadas, administramos el municipio como si fuera la casa. Veo las gestiones de muchas alcaldesas y las encuentro super valientes y empoderadas. Las veo con ese compromiso que tenemos que tener con el otro. Me gusta verlas, me gusta tener colegas que estén en la misma que yo”.

Al ser consultada respecto a las polémicas que se ha visto envuelta la alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga, Silva destaca que “ella tiene una formación distinta. Yo crecí en la municipalidad, pero ella viene de la televisión, en donde su concepción y su forma de ver una administración municipal es distinta a la que tengo yo”.

“No quiero criticarla, porque es mujer, y serán los residentes de su comuna los que evaluarán si lo está haciendo bien o no, pero yo lo haría distinto. Yo no regalaría peluches, yo no ando bailando en los eventos, pero si a ella le funcionan así las cosas, qué bueno”, agrega.

“Yo no la voy a enjuiciar porque es mi colega, pero yo me he sentido afectada con algunas cosas que ha hecho. Me ofende que para el Día de la Mujer haya regalado collares Swarovski, porque aquí yo a las mujeres les regalo -con suerte- claveles. Me ofende que haga eso con platas municipales“, concluye la alcaldesa de Codegua.

/Gap