El máximo responsable científico de la NASA, el físico Jim Green, una autoridad en la materia, ha revelado que la agencia espacial podría encontrar vida extraterrestre en Marte y que el mundo podría no estar preparado para ello.

Foto:  El director de Ciencia Planetaria en la NASA, Jim Green, en una rueda de prensa. Foto: EFE/Jim Lo Scalzo
El director de Ciencia Planetaria en la NASA, Jim Green, en una rueda de prensa

Para el año 2021, dos rovers (naves exploradoras) llegarán a Marte como arte de una misión conjunta de la NASA y la Agencia Espacial Europea iniciarán en 2020. Uno de ellos cuenta con un taladro que perforará la superficie marciana en busca de muestras que demuestren si ha existido o existe vida alienígena en el Planeta Rojo.

Este rover, bautizado como Rosalind en honor de la química británica Rosalind Franklin, excavará la superficie de Marte unos dos metros para tomar muestras, algo que, para los científicos será suficiente para llevarnos una gran sorpresa.

“¿Es esa vida como nosotros?”

Para Green existen muchas posibilidades de que se encuentren rastros de vida extraterrestre y, a pesar de que sería un descubrimiento revolucionario, el jefe de científicos de la NASA se muestra preocupado por la reacción dentro de nuestro planeta.

Un rover tomará muestras taladrando la corteza de Marte unos dos metros: suficiente para saber si hay vida

“Comenzará una nueva línea de pensamiento”, ha comentado a The Telegraph. “No creo que estemos preparados para los resultados. He estado preocupado por eso porque creo que estamos cerca de hacer algunos descubrimientos y realizar algunos anuncios”.

El científico cree que surgirán infinidad de nuevas preguntas. “¿Es esa vida como nosotros? ¿Cómo nos relacionamos? ¿Puede la vida moverse de planeta en planeta o tenemos una chispa y un entorno adecuado y esa chispa genera vida -como nosotros o no como nosotros- basada en el entorno químico en el que se encuentra?”.

Green, que lleva trabajando 38 años para la NASA, cree que la clave está en el agua. “Cuando comenzamos el campo de la astrobiología en los años 90 comenzamos a buscar vida extrema. Bajamos a minas a dos tres kilómetros de profundidad en la Tierra y si había agua, estaban llenas de vida”.

“Si hay agua, hay vida”

“Hemos bajado a pozos negros nucleares, lugares donde se podría pensar que nada podría sobrevivir, y están llenos de vida. Y la conclusión es donde hay agua, hay vida”, por lo que la presencia de agua en el Planeta Rojo hace posible la existencia de vida en este astro.

Green, además, sostiene que puede haber “vida extraña” en la luna Titán de Saturno e incluso civilizaciones en confines no tan alejados de la galaxia.

/psg