El radical Rodolfo Suarez, elegido por el mandatario Alfredo Cornejo para sucederlo, finalmente será, desde el 10 de diciembre, el nuevo gobernador de los mendocinos. Con 49.88% de los votos, el intendente de la ciudad de Mendoza se quedó con el sillón de San Martín tras conseguir una contundente victoria sobre la candidata kirchnerista Anabel Fernández Sagasti, quien obtuvo 34.97%.

La amplia brecha en los votos marcó el final de una atractiva e histórica elección, donde votó el 79% del padrón electoral de 1,4 millones de ciudadanos, luego de una campaña caliente, llena de polémicas.

 “Gracias por este contundente apoyo. Es un apoyo a los buenos gobiernos, a Alfredo Cornejo, a la recuperación del Estado. Somos un ejemplo para el país. Tenemos un gran desafío, con la vara muy alta. Queremos darle esta forma de gobernar al país. El populismo es malo, acá no nos gusta”, expresó el mandatario electo.
/gap