De haberse pasado tres luces rojas y de amenazar a un guardia municipal de Ñuñoa: esas son las acusaciones en contra del subsecretario de Desarrollo Regional, Felipe Salaberry, y que abrieron una investigación en la Fiscalía Oriente.

El abogado Gabriel Zaliasnik asumió la defensa de la autoridad de gobierno y asegura que los antecedentes demostrarán al Ministerio Público que “son hechos inexistentes”.

En conversación con La Tercera, Zaliasnik aseguró que “todavía tenemos que evaluar los antecedentes, pero no tiene mucho sentido de hablar de un delito, ya que en nuestra opinión los hechos no son constitutivos de delito, en caso de haber ocurrido, porque los hechos de los que se acusan con inexistentes y esto va a quedar demostrado rápidamente”.

El abogado además asegura que la imputación que se le realiza a la hermana del subsecretario, Iris, “tampoco califica como un hecho para ser investigado penalmente”.

El reportaje de Radio Biobío que dio a conocer el hecho, asegura que el pasado domingo 25 de agosto el exdiputado de la UDI había violado la Ley del Tránsito al no respetar tres luces rojas e insultara y huyera de un fiscalizador municipal.

“¡Ándate a la mierda!, qué te creí, ¿paco? (…). No sabes con quién te estás metiendo, te voy a hacer cagar”. Ese es parte del informe entregado por el inspector Vicente Rojas, quien protagonizó el incidente con Salaberry y le cursó la infracción.

También daba cuenta de las gestiones que, menos de una hora después del incidente, realizó la hermana del subsecretario y funcionaria de la Municipalidad de Ñuñoa, Iris Salaberry, para conocer la identidad del inspector.

Gabriel Zaliasnik va más allá y precisa que “hay evidentemente intereses de otra índole que nacen a partir de las circunstancias que él está en la comuna de Ñuñoa un día en la tarde visitando a su madre, llevado a construir un relato que no tiene asidero en la realidad, eso se puede explicar con intereses políticos, que pueden tener que ver el cargo de Felipe Salaberry o con el rol del alcalde Andrés Zarhi, alguien que pueda querer afectar una posible reelección del alcalde”.

“Detrás de esto hay una operación política (…) me recuerda rápidamente al episodio vivido por el diputado Gabriel Silber, se está haciendo una práctica de generar episodios para poner en tela de juicio a algunas autoridades y causar consecuencias políticas”, precisó.

Respecto a esto, el abogado asegura que es positivo que la Fiscalía haya abierto una investigación, ya que se demostrará que “hay una operación política” detrás de las acusaciones.

/psg